La mejor cocina catalana

Disfruta de los platos más tradicionales de la gastronomía catalana

'Capipota', buñuelos, escalivada, arroz a la cazuela, pies de cerdo...  Si leer los nombres de estos platos os hace salivar, sentaos en las mesas de estos 15 restaurantes que os llevarán al cielo de la cocina tradicional catalana

Cal Boter

Recomendado

Restaurante de gran tradición en Gràcia, con un trato excelente y un bacalao a la llauna para chuparse los dedos. El menú de mediodía és de mucha calidad. Reservad los fines de semana, que está abarrotado. No encontraréis ninguna sorpresa, pero sí una excelente cocina catalana, y variedad de platos de butifarra: esparracada en un 'trinxat', colgada para secar o el más común y glorioso destino: a la brasa.

Leer más
Gràcia

Casa Delfín

Recomendado

Casa Delfín se hizo un buen lifting general hace poco tiempo, al cambiar de propietarios. Pero hay cirugías que mejoran las facciones y apenas se notan. Ahora es un local que, aunque mantiene el aspecto de restaurante, es más dinámico, tiene una carta tradicional pero más diversa y su terraza es un bien de Dios. Y, como en todo buen bar-restaurante de barrio, tiene un horario continuo desde las 9 de la mañana hasta medianoche, y los viernes y sábados hasta la una de la madrugada. Perfecto para llevar a aquellos amigos de fuera que se encabezonan en probar una paella a media mañana al salir de Santa Maria del Mar.

Leer más
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

La Cuina del Guinardó

Recomendado

Buena cocina todos los mediodías en un casero salón en la primera planta de una charcutería de exquisitos productos. Platos de cuchara, espalda de cordero, callos (cuando hay), el rabo de toro y otras exquisiteces se pueden saborear con la buena recomendación de Santi Velasco, su alma máter. Excelente carta de vinos y cavas. Ambiente familiar y generoso.

Leer más
Horta - Guinardó

Ca l'Isidre

Recomendado

A veces, un poco de lujo y placer no está obligatoriamente reñido con el bolsillo. Pensamos demasiado en el precio de la nota y no tanto en el placer de una buena velada con buena cocina y mejor atención como elementos fundamentales. El lujo no es lo que predomina en Ca l’Isidre, un restaurante único: son más bien los detalles, la atención, la buena cocina de siempre y una carta de vinos que hace soñar el paladar sólo con leerla: unas 300 referencias de lo más tentadoras, aunque hay algunas a precios reservados para grandes celebraciones. Ahora que el Raval está de moda, no está de más recordar que Isidre Gironés y su mujer, Montserrat, tuvieron el coraje, en 1970, de abrir un restaurante en un barrio que no era el de hoy. (leer más)

Leer más
El Raval

Fonda Gaig

Carles Gaig ha trasladado su restaurante homónimo, estrella Michelin, donde estaba la Fonda Gaig. En este proceso, la Fonda Gaig como tal ha desaparecido: sólo queda el apellido Gaig para designar el restaurante con estrella Michelin. Ahora bien, en esta refundación de Gaig podemos optar por pedir la cocina creativa que le ha valido una estrella Michelin -platos que ya son clásicos como los canelones con crema de trufa- o también optar pedir la misma carta que se servía en la Fonda, como las albóndigas con sepia o los macarrones del cardenal.

Leer más
L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Bar Velódromo

Recomendado

Este clásico ofrece comida de calidad desde primera hora de la mañana hasta la madrugada. Con Jordi Vilà, uno de los cocineros más en forma de los fogones barceloneses, como chef ejecutivo, de su cocina salen incansablemente platos y tapas que nos hacen revivir, bocado a bocado, la herencia gastronómica catalana. Tanto si vais a primera hora de la mañana, como a última hora de la noche, podréis probar desde un cruasán, pasando por una ración de jamón ibérico hasta un buen capipota.

Leer más
L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Taverna Can Roca

Recomendado

El campeón de los desayunos de tenedor es bueno para comer a cualquier hora: trinxat, habas o fideuá son platos de la cocina tradicional catalana que comparten cartel con innovaciones tan deliciosas como las manitas de cerdo tostadas con salsa xatò. Y sus bocadillos también son espectaculares. Josep Maria Roca ha muerto, pero el restaurante sigue ofreciendo la cocina popular y creativa que este cocinero de genial bigote instituyó desde hace décadas.

Leer más
Sant Andreu

Chicoa

Recomendado

De los establecimientos clásicos de la ciudad, el Chicoa sigue siendo una auténtica referencia en Barcelona, ​​el resto de Cataluña, Baleares y el extranjero en materia de bacalao y otros grandes platos de la cocina catalana. Entre sus muros antiguos, arcos de piedra y chimeneas, se puede saborear una cocina tradicional, pero modernizada en su justa medida. Partiendo de una enorme calidad del producto, Joan Llobet le dio fama.   Tentados por la extrañeza de encontrarnos en una carta, empezamos con unos sesos de cordero perfectamente rebozados y acompañados por bastoncitos de berenjena. (leer más)

Leer más
Eixample

La Parra

Este restaurante de Hostafrancs se dedica desde sus inicios, hace ya más de 250 años, a la cocina catalana y los productos de temporada. En su carta habitual encontramos ternera de Girona, los pollos picantones, las costillas de cordero o la escalibada, todo bien hecho a la brasa. Los postres también son caseros, como el flan de requesón y pudín de chocolate.

Leer más
Hostafrancs

Can Vilaró

Una casa de comidas de las de toda la vida en la que encontraréis platos suculentos y olvidados, como los sesos a la romana, unos fideos a la cazuela como Dios manda, o una buena carrillada. Sin menú, solo carta.

Leer más
Sant Antoni
Mostrar más

También te gustará

Vermut: la hora del aperitivo

El vermut nunca se fue de Barcelona, pero en los últimos años la costumbre de reunirse con amigos al mediodía para compartir aperitivo y compañía está ganando adeptos y establecimientos. Aquí encontraréis los grandes clásicos y también las nuevas incorporaciones en la escena del vermut de la ciudad. ¿Crees que falta algún bar importante para hacer el vermut? Dínoslo en los comentarios de abajo. Bodegueta Cal Pep No hace falta bajar hasta la Barceloneta para tomar unas buenas tapas de pescado. Al lado del mercado de Sants, el pequeño mostrador de La Bodegueta de Cal Pep presenta una oferta de tesoros marinos irrechazable: caracoles de mar, cangrejos, navajas, percebes, mojama y otras delicatessen como los «peperini» (pimientos rellenos de anchoas o queso) y la Torta del Casar. Àngel ha mantenido el espíritu de este local que se abrió en los años 20 sin dejar de adaptarse a los tiempos modernos. Para gourmets del aperitivo. Bar Seco Un bar adherido a la causa Slow Food, es decir, que utilizan productos de proximidad y sostenibles para elaborar los platos de su carta, corta pero suficiente para satisfacer los estómagos hambrientos. Las patatas bravas bio tienen justa fama. Y la terraza, delante del refugio de Montjuïc, también. Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el te

Leer más

Los mejores bares de tapas

Para muchos son una religión y una excusa para reunirse con amigos y pasar un buen rato. En estos bares encontraréis algunas de las mejores tapas de la ciudad Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a unas tapas que harían resucitar a los muertos. La Esquinica Esta tasca aragonesa es un referente de la gastronomía popular de Nou Barris. No aceptan reservas (hay que coger número y esperar un rato en la calle con un letrerito que pone «salica de espera» colgando de un platanero). Camareros geniales. El Xampanyet El cava y el vermut riegan las tapas sencillas pero efectivas de este sitio que acoge tanto a turistas como a nativos. Las Delicias Poca gente va al Carmel si no es porque vive allí, y es una lástima porque hay más sinceridad es sus calles empinadas y en sus casas excavadas en la roca que en todo paseo de Gràcia. La terraza del Delicias se sujeta de milagro. Nace torcida y termina de la misma manera porque, como todo en el Carmel, está en una cuesta. ¿Y qué importa? Las desgracias se olvidan con un boquerón en la mano. Hacen unos calamarcitos buenísimos, ensaladas rusas de campeonato, bravas y una lista de tapas que siempre sirven con generosidad. Desde sus sillas se ve la entrada al parque del Guinardó. Podréis hac

Leer más

Las mejores bravas de la ciudad

Desde las recetas más creativas a las bravas clásicas que nunca fallan Nos atrevemos a escoger las 20 mejores raciones de patatas bravas de Barcelona. Los puristas se decantarán por las recetas que pasan de generación en generación de los bares de toda la vida, mientras que muchos descubrirán nuevas fórmulas innovadoras, pero igual de deliciosas. Reserva en los restaurantes más populares Àpat En la búsqueda permanente para encontrar sitios donde la relación entre la comida ofrecida y el precio de la cuenta final tenga cierta consonancia, hemos vuelto a poner a prueba el Àpat, donde un equipo dirigido por Oriol Vicente demuestra diariamente, a mediodía, que es posible comer bien, de menú y a un precio razonable, 14 euros. Es un menú variado diariamente y que en su propuesta da juego para no aburrir ni decir “siempre lo mismo”. Ahora, con la crisis, muchos se han volcado en ofrecer menús a mediodía y por la noche, pero no siempre acertados. Esto aquí no sucede. No se trata sólo de ofrecer un precio tentador. Hay que tentar con los platos que se ofrecen y por eso hace falta mucha profesionalidad y saber hacer. Uno de los días de visita pudimos ver que el menú ofrecía cinco primeros, cinco segundos y tres postres, con agua mineral o cerveza o refrescos o copa de vino o cava. Encontramos una pasta fresca rellena de tomates secos y alcaparras con salsa a la pizzaiola, un mezclum de lechugas con apio, nueces, peras y vinagreta de yogurt, raviolis de exquisito relleno y bien acompañ

Leer más

¿Dónde comen los chefs?

Los maestros de ocho fogones imprescindibles de Barcelona nos han chivado dónde van cuando quieren llenarse la barriga. ¡Aprended de los expertos! Los gemelos Colombo recomiendan el Gelida "Lo que más me gusta de la mejilla de cerdo es que, a diferencia de la hamburguesa, te comes una cara y queda otra". Éste es el tipo de reflexiones que salen haciendo un desayuno de arrieros en el Gelida, con los gemelos Colombo: Stefano y Max, propietarios del Xemei, übercool restaurante veneciano. Stefano explica que conoció este oasis a través de su amigo Adolf, del restaurante Bonanova. Aprecian que "justo a las 7 en punto, ya tienen toda la carta funcionando", dice Stefano. Y toda la carta son más de 40 platos, de donde cabe destacar una de las mejores mejillas de cerdo que he probado nunca. Capipota, fricandó, bacalao a la lata ... "Es un lugar ideal para ir al mercado muy temprano o para un desayuno de resaca", insiste Max (los Colombo tienen fama de trabajar duro y divertirse de lo lindo). Miran con respeto la barra donde señores mayores bebeb carajillo y engullen capipota, y opinan que su fenomenal comedor privado "no lo tiene ni la Mafia". No temen las indiegestiones: entre tortilla de morcilla, fricandó y mejilla, el Stefano asegura que "este lugar nunca se pondrá de moda". "Es la polla", dice Max. No seré yo quien los contradiga, Dios-me libre. Isma Prados recomienda La Cova Fumada Encontramos a Isma Prados sentado en la entrada, ayudando a pelar ajos a la señora Palmira. E

Leer más

Críticas y valoraciones

0 comments