Santa Marta

  • Restaurantes
  • Italiana
©MariaDias
Santa Marta
La Barceloneta

Mauri –gafas de pasta, camisa colorida, tatuajes– vino de Venecia a Barcelona porque aquí "la calidad de vida es muy alta". Pícaro, después del éxito del Xemei con los hermanos Colombo, Mauri abrió un local a pie de playa, el Santa Marta -nombre de un barrio veneciano-, donde antes estaba el popular Daguiri. Cuando el sol estalla y reverbera, cuando las olas de la playa de la Barceloneta son un espejo que deslumbra, la terraza del Santa Marta -o su interior abierto a ambos lados, con luces de los 60 y esculturas kitsch- es un refugio ideal para hacer un aperitivo.

La especialidad homónima de la casa sacia al más escaldado: Aperol, zumo de naranja, limón y cava, servido en copa de balón, 6 €; aunque también te puedes tomar un café shakerato, con licor de cacao y azúcar, por 4,5 €. Si te entra hambre, siempre tendrás a punto una focaccia, una piadina o una pizza, con productos italianos como el speck, este jamón ahumado y especiado tan bueno típico del norte del país (aunque la hamburguesa la hacen con ternera del Pirineo leridano).

El Santa Marta es un lugar animado: de la pantalla de la gran tele que tienen al fondo suena música disco –Donna Summer o I just can't get enough– y la gente pasa a saludar a los trabajadores –que a mí me parecen muy simpáticos, a pesar de las quejas que hay en internet con respecto a este tema–, mitad catalanes, mitad italianos. El barman, alto y delgado, con cara de comadreja y ojos claros, sirve cócteles con divertidas y espectaculares curvas de botella y juego aéreo: fue alumno de una escuela de flair –malabarismos con botellas– y se nota. Puedes tomar una caña de Epidor de barril por 2,5 €, que siempre es cosa buena, y tienen variedad de grappa y amarettos, el delicioso licor de almendra amarga que deja el paladar extasiado.

Nombre del lugar Santa Marta
Contacto
Dirección Grau i Torras, 59
Barceloneta
Barcelona
08003
Horas de apertura De 9 a 24 h.
Transporte Barceloneta (M: L4)
LiveReviews|0
1 person listening