Planes con niños en Madrid

Actividades e ideas para disfrutar en familia de la ciudad

Lejos de los madrugones para ir al colegio, la rutina de los deberes y las horas de estudio, los fines de semana son el momento preferido por los más pequeños. Para disfrutar del tiempo libre en familia sin aburrirse ni un segundo, os proponemos 20 ideas para que los niños se lo pasen en grande y también sus padres.

Parque de Atracciones

Con más de una treintena de atracciones, tanto para niños de corta edad como adultos, es uno de los destinos más visitados por madrileños y turistas. El parque de atracciones está divido en diferentes zonas, de la tranquilidad, de la naturaleza, maquinismo… En la infantil podréis disfrutar de un tranquilo paseo en barca por una jungla muy ‘viva’, una mini montaña rusa e incluso recorrer el recinto a bordo de un zepelín. Los padres que busquen emociones fuertes pueden probar la famosa caída al vacío de la Lanzadera, el emocionante Tornado y la mareante Máquina. En verano suele haber largas colas, especialmente para disfrutar de sus atracciones acuáticas.

Zoo Aquarium

A pocos metros del Parque de Atracciones, en la misma Casa de Campo, se encuentra este hogar para animales. Sin apenas rejas o alambradas, los tigres, osos, leones y demás animales salvajes se separan del público por fosos con o sin agua. Actualmente alberga cerca de 6.000 animales de 500 especies diferentes, algunos únicos en España como el koala, el oso hormiguero o el oso panda, siendo esta última especie una de las protagonistas. Su aquarium es inmenso y los niños se lo pasarán en grande con los espectáculos con leones marinos y delfines.

Parque Warner

A las afueras de Madrid se encuentra este parque temático, donde los Looney Tunes campan a sus anchas haciéndose fotos y firmando autógrafos. Construido con la intención de hacer competencia a otras grandes instalaciones de ocio como Port Aventura o Disneyland París, cuenta con seis montañas rusas de vértigo, decenas de atracciones infantiles y alguna acuática, además de numerosos restaurantes y tiendas. También ofrecen espectáculos en sus teatros, talleres y sobre todo mucha diversión.

Faunia

En este amplio espacio natural, algunos animales como los pavos reales corretean sueltos por las más de sus 14 hectáreas. Con 4 ecosistemas y 13 áreas temáticas adaptadas a cada especie, este zoo se puede recorrer en unas cuatro o cinco horas, parando a disfrutar de su cuidada naturaleza, de sus lagos y estanques y de sus exhibiciones, como el vuelo de rapaces. El recinto de los pingüinos es uno de los más famosos y divertidos para los niños. También atraen la atención los últimos inquilinos en llegar, dos dragones de Komodo. Lo mejor de Faunia es la interacción que permite entre público y animales. Así, los niños podrán acariciar a los leones marinos o dar de comer a pequeñas cabras y burros.

Museo de Ciencias Naturales

Elefantes africanos disecados, fósiles de dinosaurios e incluso ejemplares de animales extinguidos, los tesoros que guarda en su interior este museo seguro que sorprenderán a niños y adultos. Actualmente se divide en tres zonas, una sobre la Historia natural, otra sobre el mar Mediterráneo y la última reproduce el antiguo Real Gabinete de Historia Natural. Los más pequeños se lo pasarán en grande gracias a las actividades que tienen preparados para ellos, como un laboratorio para que jueguen y experimenten mientras aprenden, una gymkana digital que incluye un recorrido interactivo por el museo y una gran variedad de talleres educativos.

Cafeterías para ir con niños

Tomar un café tranquilamente mientras los más pequeños juegan y se divierten en un espacio seguro es un lujo. Por eso, locales tan especiales como Cups & Kids son difíciles de encontrar. Situado en pleno Barrio de las Letras, este establecimiento es a la vez una cafetería, una tienda de juguetes y libros y un espacio para talleres destinados a niños de todas las edades. Otro espacio similar es Baby Deli, una tienda de alimentación ecológica, donde además de recibir consejos sobre comida y productos de limpieza naturales, artesanales y de comercio justo, tienen talleres para padres e hijos, una cafetería, un patio y una zona llena de juguetes educativos.

Jugueterías originales

Lejos de las clásicas Barbies o coches de carreras, Madrid esconde tiendas de juguetes artesanales y muy originales. Una de ellas es El Lobo Feliz, que tiene como lema “somos lo que jugamos”. Aquí apuestan por los juguetes didácticos, duraderos y adecuados para cada etapa del crecimiento como peluches, aviones de madera, puzles, instrumentos musicales y muchos más. Otro de los locales a tener en cuenta es Kamchatka Magic Toys, una tienda que vende juguetes didácticos y ecológicos, fabricados con madera y trapo, además de libros infantiles e incluso hasta muebles para decorar las habitaciones de los más pequeños.

El Retiro

Divertirse al aire libre es sin duda la mejor opción para los niños, si el tiempo lo permite. El parque del Retiro ofrece una gran cantidad de posibilidades para que los más pequeños lo pasen en grande, desde darle uso a esas bicicletas, patines y balones que se guardan en un rincón de casa, hasta dar un paseo en barca por el estanque situado en el centro de los jardines. Además, los fines de semana hay un teatro de títeres que provoca sonoras carcajadas entre su menudo público.

Ludotecas para todas las edades

Lejos de las tradicionales guarderías, las ludotecas madrileñas ofrecen además de cuidados para los niños muchas actividades y juegos para que se diviertan. Una de las más conocidas es la Ludoteca VeoVeo, donde los más pequeños aprenden jugando. Tienen talleres para todas las edades, masajes infantiles para bebés y divertidas clases de inglés, siempre bajo la atenta vigilancia de pedagogos y expertos en educación infantil. Otra de las más famosas es Grey Elephant, situada en el barrio de La Latina. Allí los niños y sus padres se sentirán como en casa, con decenas de juguetes, pinturas para colorear y talleres de manualidades.

Teatro infantil

Los teatros de Madrid ofrecen también musicales y obras para los más pequeños de la casa. Las funciones suelen tener lugar los fines de semana por la mañana y los precios son mucho más asequibles que en los espectáculos habituales. La cartelera se renueva constantemente y salas como la Cuarta Pared, La Escalera de Jacob, el Teatro Sanpol y el Teatro del Arte acogen divertidos cuentos, magia, títeres y canciones. Una buena forma de pasar una mañana en familia y de acercar el teatro a los niños de una manera divertida.

Mostrar más

Críticas y valoraciones

1 comments