Global icon-chevron-right Roma icon-chevron-right Las 21 mejores cosas para hacer en Roma

Las 21 mejores cosas para hacer en Roma

Visitar las ruinas de unas termas o vivir un festivo partido de fútbol. Estos son los mejores planes para hacer en Roma

Por Time Out contributors |
Advertising
qué hacer Roma

Esta es una ciudad llena de historia que cuenta con hermosos edificios e impresionantes ruinas. Hay muchas cosas que hacer en Roma con las que te harás una idea sólida de su esplendoroso pasado: desde recorrer las antiguas oficinas centrales del gobierno hasta presentar tus respetos en un cementerio histórico. Para echar un vistazo a una Roma más moderna, siéntate con una bebida en uno de los mejores bares de la ciudad y luego desafía a las multitudes en un partido de fútbol, disfruta de la música al aire libre o participa en el maratón anual de la ciudad. No importa cómo elijas pasar tu tiempo aquí, encontrarás vistas impresionantes, atracciones de clase mundial, gente amable y la lección de historia definitiva. Estas son nuestras 21 mejores cosas para hacer en Roma.

¿Has hecho algo en esta lista y te ha encantado? Compártelo con el hashtag #TimeOutDoList y etiqueta @TimeOutEverywhere. También, descubre cómo selecciona Time Out las mejores cosas para hacer en todo el mundo.

Mejores cosas para hacer en Roma

1
1. Coliseo

Coliseo

Pocas cosas son tan sinónimo de Roma como la silueta icónica del Coliseo. El Anfiteatro Flaviano, con capacidad para 70.000 personas, fue erigido entre el 70-80 d.C. y posee el título del más grande de su clase jamás construido. Originalmente fue edificado para albergar actuaciones para el público, incluidas las más espantosas batallas de gladiadores, caza de animales, ejecuciones e incluso batallas navales, cuando la arena se llenaba de agua y auténticos barcos surcaban el Coliseo. Teniendo en cuenta el maltrato que ha sufrido a lo largo de los años, es un milagro que gran parte de sus muros aún estén en pie. Puedes pasear por los túneles subterráneos, donde se encontraban los prisioneros; las gradas y mucho más. Para evitar las colas, dirígete al Monte Palatino para conseguir tu tícket. Esto te permite entrar en ambas atracciones (así como al Foro Romano), sin coste adicional y con una única cola.

2
2. Centrale Montemartini

Centrale Montemartini

A principios del siglo XX fue una central eléctrica de última generación, pero a fines de la década de los 90, la Centrale Montemartini fue elegida para albergar parte de la colección de los Museos Capitolinos. Las antiguas y bellas estatuas salpican el entorno industrial: Faunos y Minervas, juerguistas báquicos y Apolos se encuentran extrañamente en casa contrastando con la imponente maquinaria de la estación generadora fuera de servicio. No te puedes perder la cabeza y el pie gigantes de la diosa Fortuna encontrados en el Largo di Torre Argentina, ni los eventos musicales ocasionales, que incluyen conciertos de jazz entre las estatuas.

Advertising
3
3. Cimitero Acattolico

Cimitero Acattolico

Este oasis de calma celestial en mitad del estresante tráfico romano ha sido el lugar de descanso final de Roma para los extranjeros no católicos desde 1784. Conocido extraoficialmente como el Cementerio Protestante, este rincón encantador de la ciudad también alberga budistas, cristianos ortodoxos rusos y ateos: una señal apunta a la tumba de Antonio Gramsci, fundador del Partido Comunista Italiano. La nueva construcción, mucho más grande y concurrida, se inclina hasta las almenas del Muro Aureliano. Si estás de visita, también asegúrate de observar (con respeto) las tumbas de sus más famosos residentes permanentes, como los iconos literarios John Keats y Percy Bysshe Shelley, así como el artista ruso Karl Brullov.

4
 4. Stadio Olimpico

Stadio Olimpico

Roma tiene dos clubes de fútbol de primera división, la AS Roma y la SS Lazio, que comparten el Stadio Olimpico. Cuando Roma y Lazio juegan entre sí, la tensión se palpa en toda la ciudad: los derbies son una excusa para que 'romanisti' y 'laziali' intenten superarse entre sí con las pancartas más ingeniosas, los cánticos más rudos y las exhibiciones más impresionantes de pirotecnia con los colores de cada equipo. Si bien sólo el visitante más intrépido puede querer asistir a un partido entre Roma-Lazio, un viaje al estadio es un espectáculo de bengalas y cánticos; un toque de drama atmosférico a una distancia de un millón de kilómetros del elegante centro histórico. Si te planteas visitar el estadio (la instalación deportiva más grande de Roma, por cierto) pero no te va mucho el fútbol, siempre tendrás la posibilidad de acudir a un encuentro de rugby.

Advertising
5
5. Galería Borghese

Galería Borghese

La Galería Borghese, un excelente contenedor para una colección superlativa, es la villa de recreo del siglo XVII donde el cardenal Scipione Borghese escondió sus estatuas de Bernini y pinturas de Caravaggio. Dos obras de Bernini permanecen aquí: Dafne se convierte en un árbol de laurel mientras huye del lujurioso Apolo, y Plutón se apodera de la diosa de la cosecha, Proserpina. El proceso (obligatorio) de la pre-reserva valdría la pena sólo por ambas obras maestras. La imponente fachada del edificio estaba originalmente adornada con esculturas y relieves antiguos que, junto con muchas de las joyas de valor incalculable de la galería, se vendieron a Napoleón en 1807 y ahora se conservan en el Louvre.

6
6. Museo Vaticano y Capilla Sixtina

Museo Vaticano y Capilla Sixtina

El Vaticano es uno de los museos más grandes del mundo y puede llegar a ser un laberinto abrumador, pero persevera y serás recompensado con maravillas como la Capilla Sixtina, antiguas esculturas que pertenecieron al Papa Julio II y la obra de Miguel Ángel y Rafael. En la colección se encuentran también artículos funerarios etruscos, piezas de Matisse y un pequeño trozo de la luna donado por Richard Nixon en 1973. Pero ninguna visita al Vaticano estaría completa sin entrar en su corazón verde: los exuberantes jardines botánicos.

Advertising
7
7. Auditorio - Parco della Musica

Auditorio - Parco della Musica

Los tres bloques con forma de escarabajo de este vibrante centro de artes escénicas en los suburbios del norte albergan conciertos de música clásica y contemporánea, reuniones con autores, festivales de ciencia, el festival anual de cine de Roma y un sinfín de eventos. La cávea al aire libre (el recinto) es una pista de patinaje en invierno y el lugar perfecto para conciertos en verano. Muchos artistas también han firmado la pared del Auditorio, así que mantente atento a los garabatos de tus celebridades favoritas.

8
8. Villa Ada Roma Incontra il Mondo

Villa Ada Roma Incontra il Mondo

Actualmente en su vigesimocuarta edición, esta serie de eventos multiculturales conforman una institución del verano romano. Músicos de todo el mundo tocan en un escenario junto al lago, bajo los venerables árboles del parque Villa Ada. Más allá de la música, el festival también presenta debates políticos, exposiciones de arte, lecturas de libros y talleres, junto con deliciosa comida de todo el mundo. Necesitarás una entrada para todos los eventos importantes, pero todo lo que tiene lugar en el espacio del Parque D’Ada es gratuito. Lo que diferencia al festival de Villa Ada del resto de eventos que se celebran en Roma es su labor de promoción de las culturas mundiales, con un fuerte mensaje político y ético que impregna cada edición.

Advertising
9
9. Museo delle Mura

Museo delle Mura

Este pequeño (y gratuito) museo se encuentra en la antigua Porta San Sebastiano. Hay una pequeña colección de artefactos asociados con los viejos muros y carreteras romanas, que incluye un par de bonitos modelos a escala. Pero la atracción principal es, sin duda, la hermosa vista desde las murallas de la puerta, que mira a través del verde Parco dell’Appia Antica hacia las colinas de Alban en la distancia. También hay una pasarela que conduce a lo largo de una sección del muro, con pequeñas ranuras desde donde divisar sin riesgo al enemigo que avance hacia el edificio.

10
10. Nuovo Mercato Esquilino

Nuovo Mercato Esquilino

Escondido entre Termini y la desvanecida grandeza de la plaza Vittorio Emanuele, se encuentra el animado y caótico Mercato Esquilino. El área ha sido durante mucho tiempo un centro multicultural, lo que se refleja en la rica variedad de productos que ofrece el mercado. Los puestos de comida africanos y asiáticos almacenan frutas, verduras y especias que son difíciles de encontrar en otras partes de la ciudad; mientras que junto a ellos las fruterías, pescaderías y carnicerías más tradicionales compiten ruidosamente para atraer clientes. Pásate temprano (las cosas generalmente se relajan para la hora del almuerzo), y luego ve al Mercato Centrale para tomar un refrigerio.

Advertising
11
11. Domus Romana

Domus Romana

Descubierta debajo del Palazzo Valentini, la Domus Romana ofrece una mirada a las glamurosas vidas de la élite adinerada durante la época del Imperio Romano. Escondida debajo del nivel de la calle, puedes encontrar vestigios de mosaicos de intrincados diseños, opulentos y coloridos suelos de mármol e incluso pinturas murales que reflejan el espíritu del antiguo esplendor romano. Gracias a los esfuerzos colectivos de arqueólogos, arquitectos e historiadores del arte de la Administración Provincial, las excavaciones se restauraron para su exhibición pública, creando una topografía que pone en contexto esta civilización imperial.

12
12. San Luigi dei Francesi

San Luigi dei Francesi

Terminada en 1589, San Luigi (San Luis) es la iglesia de la comunidad francesa de Roma. La mayoría de los visitantes ignoran el lujurioso interior y se dirigen a las espectaculares escenas de Caravaggio de la vida de San Mateo en la última capilla de la izquierda, la capilla funeraria de Matheiu Cointrel. No dejes que el brillo meditabundo de Caravaggio y los efectos dramáticos de la luz y la sombra te impidan ver los hermosos frescos de las escenas de la vida de Santa Cecilia de Domenichino, que se encuentran en la segunda capilla de la derecha. No olvides llevar algunas monedas para disfrutar de la iluminación instantánea.

Advertising
13

Ostia Antica

Olvídate de intentar el agotador viaje a Pompeya durante tu estancia en Roma y haz una cómoda excursión de un día al antiguo puerto de Ostia Antica, un lugar ideal para familiarizarse con la vida cotidiana en una ciudad romana. La leyenda dice que Ostia fue fundada por Ancus Martius, el cuarto rey de Roma, en la segunda mitad del siglo VII a.C., aunque los restos más antiguos datan del 330 a.C. Abandonada después de su destrucción por bárbaros en el siglo V, la ciudad fue gradualmente sepultada por el lodo del río. La entrada te da acceso a los restos que se encuentran debajo y al museo; y lo ideal es visitarla en un soleado día entre semana.

14
14. Termas de Caracalla

Termas de Caracalla

Puedes hacerte una idea del esplendor original de las Termas de Caracalla, construidas entre 213 y 216 d.C., visitando sus ruinas. En dos salas cavernosas estaban los gimnasios, donde los romanos practicaban deportes extenuantes. También había un gran 'natatio' (piscina) al aire libre para nadar, además de saunas y baños de diferentes temperaturas. El complejo también contenía una biblioteca, jardín, tiendas y puestos de venta al público. Debajo de todo, había 9 kilómetros y medio de túneles donde los esclavos correteaban, pisando los molinos gigantes que bombeaban agua limpia a los bañistas y atendiendo los enormes braseros que calentaban las cámaras desde debajo de las baldosas y a través de tuberías en las paredes. Las Termas de Caracalla se utilizaron durante más de 300 años: la diversión se desvaneció en el 537 cuando los visigodos saquearon Roma y cortaron los acueductos de la ciudad.

Advertising
15
15. Santa Cecilia de Trastevere

Santa Cecilia de Trastevere

La actual iglesia del siglo XVI de este magnífico complejo religioso fue construida sobre una basílica del siglo V, que a su vez incorporaba un 'titulus' o casa donde se reunían los primeros cristianos. Las excavaciones debajo de la iglesia proporcionan una amplia evidencia de los primeros edificios romanos y paleocristianos. En el primer piso hay un coro desde donde las monjas del convento contiguo pueden mirar hacia el interior de la basílica desde detrás de una reja.

16
16. Helado

Helado

Si hay algo que llena de orgullo a Italia, es su excelente comida, y el 'gelato' (helado) es la joya de la corona de Roma. Desde monjas apresuradas hasta políticos pomposos y el personal elegante de la boutique, todos pueden ser sorprendidos tomando un cucurucho en un día caluroso. Los últimos años han visto una revolución en la cultura del 'gelato'. Al helado tradicional (procesado) romano se han sumado todo tipo de productos orgánicos, sin gluten ni lactosa, y numerosas variedades gourmet para elegir. 

Advertising
17
17. Maratón de Roma

Maratón de Roma

La Maratona della Città di Roma atrae a algunos corredores de renombre, hordas de aficionados al 'running' y bandadas de autóctonos y visitantes que están ahí para disfrutar del espectáculo. Un ambiente festivo prevalece cuando los corredores parten jubilosamente hacia el sur y luego regresan cojeando por el centro histórico hasta la línea de meta. La carrera seria comienza y termina en via dei Fori Imperiali; la carrera de Stracittadina, que tiene lugar el mismo día, es un trote de 5 kilómetros que recorre algunos de los sitios antiguos más gloriosos de Roma y es algo más festiva: puedes ir en patines o con tu perro.

18
18. Jardín Botanico

Jardín Botánico

El Jardín Botánico de la ciudad se plantó por primera vez en el siglo XIII, por orden del papa Nicolás III, y se cultivaron 'simples' (plantas medicinales) y arboledas de cítricos. Hoy en día, los jardines son administrados por el departamento de Biología Ambiental de la Universidad de Roma como un museo viviente, y ofrece un refugio delicioso de los rigores de un día caluroso y polvoriento. Allí tendrás escaleras barrocas flanqueadas por cascadas, retablos alrededor de fuentes y estatuas, un bosque de bambú y variedades de plantas y flores exóticas. Echa un vistazo a los cactus, las orquídeas y la colección 'Tocar y oler' para las personas con discapacidad visual.

Advertising
19
19. Vittorian

Vittorian

Vale la pena subir a la cima de este monumento, no solo para apreciar la enormidad de su tamaño, sino también para ver los mosaicos de Art Nouveau en la columnata y, lo más importante, para disfrutar de la vista desde el único lugar donde se puede ver todo el centro de la ciudad. Aún más impresionantes son las vistas desde el nivel más alto del monumento, alcanzado por un elevador de vidrio al que se accede desde detrás del monumento, al lado de la iglesia de Aracoeli. Y si bien el monumento ha tenido una recepción desigual por parte de turistas y locales, es uno de los lugares que debes visitar en Roma (sencillamente no te lo puedes perder).

20
20. Galleria Doria Pamphilj

Galleria Doria Pamphilj

La familia Doria Pamphilj es parte de la aristocracia papal de Roma, con un palacio histórico que cubre toda una manzana y una colección de arte excepcional en manos privadas. Además del retrato de Velázquez del papa Inocencio X, hay obras de Caravaggio y Tiziano, Filippino Lippi y Lorenzo Lotto y suntuosos interiores aptos para un príncipe. También puedes asistir a una de las noches de Música en el Palacio, donde disfrutarás de una visita artística y actuaciones en vivo de músicos que tocan instrumentos barrocos. 

Advertising
21
21. Festa de ’Noantri

Festa de ’Noantri

Aunque hoy quedan pocos rastros de las raíces de la clase trabajadora del Trastevere, los residentes de la zona celebran sus humildes orígenes con entusiasmo durante la Fiesta de Noantri. Las festividades se inician con una procesión celebrada en honor a la Madonna del Carmine, a la que se dedica teóricamente todo el asunto. Siguen dos semanas de eventos artísticos y espectáculos callejeros, y los fuegos artificiales completan la noche de clausura.

Más cosas increíbles para hacer en el mundo

Qué hacer, Rutas y paseos

Las mejores cosas que hacer en Venecia

Os invitamos a descubrir la Venecia más auténtica. Un canal tranquilo adornado con jardines colgantes, los paseos en góndola por el Gran Canal, cruzar el Puente de Rialto, deambular por el laberinto de calles empedradas o visitar sus extraordinarios  museos.

Advertising