Time Out en tu buzón de entrada

Infancia clandestina

  • Cine
  • 2 de 5 estrellas
Publicidad

Time Out dice

2 de 5 estrellas

Sabemos que la historia es casi autobiográfica, que los padres de Benjamín Ávila eran activistas contra la dictadura militar del general Videla, y que por ello la película adopta el punto de vista de un preadolescente que madura sentimentalmente y políticamente de golpe, con el puñal del primer amor y la flecha de la persecución y el castigo de los ideales disidentes de la familia clavados a dos centímetros de distancia. Pero a pesar de no tener miedo de hacer memoria histórica con los ojos llenos de lágrimas, desde la sinceridad llorona, habría agradecido que Ávila no cayera en todos los lugares comunes de un tipo de cine que tiene más valor testimonial que artístico. El relato del enamoramiento es puro azúcar en polvo. Una decisión acertada: los segmentos de animación.

Escrito por Sergi Sánchez
Publicidad
También te gustará