Nos vamos de picnic

Dónde hacer un almuerzo al aire libre

Parc de la Ciutadella
Con el buen tiempo, y estáis ansiosos por llenar la cesta de mimbre con víveres, bocadillos y una botellita de vino. No es necesario gastarse el dinero en gasolina para disfrutar de un buen picnic. Os decimos dónde hacer un almuerzo al aire libre.

Parque de Joan Miró

También conocido como parque del Escorxador, porque ocupa el antiguo solar. Dato para mitómanos: en la plaza de la escultura de 22 metros de altura Dona i Ocell, del artista al que está dedicado el parque, la verbena de San Juan de 2009, el escritor Alejandro Jodorovsky quemó un armario en un acto psicomágico simbólico por los derechos de gays y lesbianas. Bueno, aquí podemos elegir entre el palmeral, pinar o la pradera, y en todas partes, por la amplitud generalizada, encontraremos intimidad. Más no se puede pedir. Perfecto para parejas o grupos reducidos.

Leer más

Parque de Cervantes

Una pequeña zona de picnic algo escondida entrando a mano izquierda, y una gran rosaleda que la acompaña. Rosales trepadores y arbustos de perfumes cautivadores, que estallan en flores en primavera. Mayo es el mejor momento para ir, a festejar o cortar, que hay de todo, como las rosas, pétalos y espinas. Y también a principios de este mes, la Rosaleda acoge el Concurs Internacional de Roses Noves de Barcelona. Para obtener una rosa nueva hay que cruzar otras dos variedades: una hace de padre y la otra, de madre.

Leer más
Pedralbes

Parque de l'Oreneta

Un clásico del ocio en familia, y un bosque urbano que comunica Barcelona con Collserola. Diecisiete hectáreas forestales que fueron dos fincas rurales. Id a la zona de picnic en la parte más elevada del parque, con una magnífica vista y la agradecida sombra de un algarrobo. Si no tenéis ganas de cocinar, hay un bar donde hacen pollos asados ​​para llevar, entre otros platos. Para los niños, el día promete las emociones de un tren a vapor y ponis. Y al lado del parque, quien quiera puede darse un baño en las piscinas públicas de Can Caralleu.

Leer más
Sarrià - Sant Gervasi

Parque de la Ciutadella

De los ahora existentes, fue el primero diseñado específicamente como parque público, y engloba el zoo y un lago navegable a remo. Sentaos en el área de picnic o bien en el césped a tomar el sol y algo más. Es un edén para los aficionados de todas las edades a la botánica y la ornitología. De hecho, hay quien lo considera un lugar idóneo para tratar de identificar un mimo (Mimus polyglottus), el pájaro que con sus piadas copia el canto de otras aves, popularizado por la trilogía 'Los juegos del hambre'.

Leer más
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Parque de la Creueta del Coll

Con tres reclamos: el primero, el Elogi de l'aigua, una colosal escultura de Chillida, suspendida y sostenida por cables de acero anclados a la roca de la antigua pedrera del Coll, el segundo, un gran estanque, que en verano funciona como piscina pública (de poca profundidad), y en tercer lugar, en lo alto, en una pequeña explanada, encontramos mesas, bancos, una fuente y una buena vista sobre Barcelona. Si os dais un paseo por el parque, fijaros en la palmera datilera con dos estípites o tallos fibrosos que hay en la isla que emerge dentro de la lámina de agua.

Leer más

Parque del Laberint d'Horta

Dicen que es un lugar ideal para perderse, y la verdad es que todo el mundo puede pasar un buen rato explorando los rincones de este parque histórico. La zona de picnic está en el exterior, así que primero vamos a encontrar el centro del laberinto de cipreses recortados, que pone a prueba el sentido de la orientación. Una inscripción en la entrada nos alienta: "Entra, saldrás sin rodeo, el laberinto se sencillo, no es menester el ovillo que dio Ariadna a Teseo".

Leer más
Horta - Guinardó

Parque del nus de la Trinitat

Podemos decir que está 'en medio' de un importante nudo viario, donde llegaréis cómodamente con la línea roja del metro (estación Trinitat Vella). Ofrece una gran y ordenada área de picnic con barbacoas, mesas y bancos, además de un canal semicircular, álamos en desfile, olivos en formación, una impresionante escultura tipo friso romano de quince caballos que corren en estampida sobre una pradera de hierba -Cavalls desbocats de Josep Ros-y más de 60 huertos urbanos que cultivan los jubilados del barrio.

Parque Central de Nou Barris

Con 17,7 hectáreas, esta obra de Arriola & Fiol Arquitectes es el segundo parque más extenso de la ciudad (el primero es Collserola). Esconde sorpresas, como la mayor concentración de palmeras de Barcelona (130 ejemplares de 20 especies diferentes), el antiguo acueducto de Dosrius, un manantial que brota en vertical o una grada tapizada de césped. Podéis comer en las mesas dispuestas para tal efecto cerca de un bosque de farolas de madera llamados diapasones y palmas. El escenario gana romanticismo con la luz del atardecer.

Leer más
Horta - Guinardó

Park Güell

¿Los amigos que hiciste durante el Erasmus han venido a Barcelona a pasar unos días? Sorpréndeles con esta salida, que va más allá de iconos modernistas como la salamandra de trencadís o las 86 columnas de la sala hipóstila. Quizá la obra de Antoni Gaudí está invadida de turistas y en el área de picnic no hay ni una mesa vacía, pero, con un poco de suerte, te escucharán decir con orgullo que no siempre se puede plantar el cesto en un recinto declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
Por desgracia, ya no es gratis para todos. Consulta los nuevos precios.

Leer más
El Coll

Palau Robert

El Palau Robert ofrece un 2x1 mágico para descansar al mediodía. Primero podéis visitar las exposiciones que se organizan. Ahora os encontraréis tres muestras fotográficas muy interesantes: Born to Muu (sobre los 30 años de Doctor Music), una retrospectiva de Jaume de Laiguana y otra sobre los 20 años de los premios Lux. Después comed a la sombra de un árbol en alguno de los numerosos bancos que hay en el parque adyacente. Y todo por el mismo precio: ¡gratis!

Leer más
Dreta de l'Eixample

También te gustará

Para comer de pícnic

Tiendas cerca de los parques con buenos platos para llevar Si sois de los afortunados que tienen un horario hispánico -dos horas más un cuarto para el carajillo-, con la llegada de la primavera os aconsejamos cambiar el gris de la cocina empresarial por el verde urbano. Sois perezosos y prepararos un Tupper es una entelequia, perfecto. Os ofrecemos una buena posibilidad para aparcaros mediante buena comida para llevar. Parc de la CiutadellaEn el Parc de la Ciutadella (Pg. Picasso, 1), gran pulmón verde de Ciutat Vella, hay mucho espacio para escoger dónde estirar el mantel. La combinación con Pim Pam Plats (Rec, 18. T. 93 315 20 93) justo en la esquina, es ideal: allí también hay muchas opciones: desde pasta fresca rellana y lasañas de todo tipo hasta una destacable presencia de platos vegetarianos, como los curris y el cuscús. Por si fuera poco, son especialistas en lo que los modernos llaman finger food: croquetas, rollitos vietnamitas, quiches y empanadas variadas. Para estirarse en el césped y comer con las manos. Disponen de un menú de mediodía que va de los 5,75 € hasta los 9,75 €. Tomaros vuestro tiempo para decidir. Jardines de la Maternitat  Seguro que no lo sabíais: el Leku (Joan Güell, 189. T. 93 490 38 10), mejor restaurante del año pasado según Time Out Barcelona, dispone de menú para llevar. Por 12,95 euros, postre incluido, salimos de aquí con tres bandejitas de aluminio con exquisiteces como las ya famosas croquetas de rabo de buey de Sergi Amor o los tallarin

Leer más

Los mejores bocadillos

Aunque parezca sencillo, hacer un buen bocadillo, diferente, elaborado y con buenos ingredientes, no es una medalla que se pueda colgar cualquiera ¿Crees que falta algún lugar de bocadillos importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. El Kiosko Brad Ainsworth, el chef que propulsó la hamburguesa gourmet en Barcelona con el minúsculo Bacoa, también abrió Kiosco, el mismo concepto pero un espacio más amplio y cómodo, abierto a la calle. Probad cualquiera de sus deliciosas recetas y la salsa especial chutnet con sus patatas caseras y ya me diréis. Can Conesa Es un clásico capaz de provocar largas colas en la plaza de Sant Jaume. Sus bocadillos lo merecen, probad el caliente de roquefort, el de cocido y salsa de Marta y los frankfurts, también para celíacos. Carrot Café El lugar definitivo de bocadillos de Sant Martí: disponen de cuatro tipos de panes distintos hechos a medida, que se aplican en recetas tan sugerentes como el de atún a la plancha con mahonesa de wasabi, o un muy catalán bocadillo de pan de coca con butifarra negra y alioli. También hacen hamburguesas, buenas y generosas, y tienen una carta de más de 40 cervezas de todo el mundo. Y un pastel de zanahoria casero, claro. Sagàs Los hermanos Rovira, con estrella Michelin en el restaurante-masía Els Casals de Sagàs, se han instalado en Barcelona. Practican el noble arte del bocadillo gourmet, relleno de la carne y la verdura que ellos mismos producen en su granja del Bages. Merece la pena probar delicatessen como e

Leer más

Vermut: la hora del aperitivo

El vermut nunca se fue de Barcelona, pero en los últimos años la costumbre de reunirse con amigos al mediodía para compartir aperitivo y compañía está ganando adeptos y establecimientos. Aquí encontraréis los grandes clásicos y también las nuevas incorporaciones en la escena del vermut de la ciudad. ¿Crees que falta algún bar importante para hacer el vermut? Dínoslo en los comentarios de abajo. Bodegueta Cal Pep No hace falta bajar hasta la Barceloneta para tomar unas buenas tapas de pescado. Al lado del mercado de Sants, el pequeño mostrador de La Bodegueta de Cal Pep presenta una oferta de tesoros marinos irrechazable: caracoles de mar, cangrejos, navajas, percebes, mojama y otras delicatessen como los «peperini» (pimientos rellenos de anchoas o queso) y la Torta del Casar. Àngel ha mantenido el espíritu de este local que se abrió en los años 20 sin dejar de adaptarse a los tiempos modernos. Para gourmets del aperitivo. Bar Seco Un bar adherido a la causa Slow Food, es decir, que utilizan productos de proximidad y sostenibles para elaborar los platos de su carta, corta pero suficiente para satisfacer los estómagos hambrientos. Las patatas bravas bio tienen justa fama. Y la terraza, delante del refugio de Montjuïc, también. Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el te

Leer más

Familias al aire libre

Creemos en las familias que disfrutan del tiempo en común, más allá de comer fuera o pasar la tarde en un centro comercial. Barcelona tiene numerosos espacios abiertos encantados de acoger a las familias más activas. ¡Es tiempo de salir al aire libre! Zoo de Barcelona El Zoológico es uno de los equipamientos de la ciudad que aprovecharon los espacios creados para la Exposición Universal de 1888, como es el caso del Parc de la Ciutadella. Se inauguró en el 1892 y los primeros animales provenían de la colección privada del banquero Lluís Martí i Codolar. Desde el 1966 al 2003, año de su muerte, la estrella del Zoo fue Copito de Nieve, el único gorila albino conocido hasta el momento, cuyo recuerdo sigue muy presente. Está prevista una importante reforma. Park Güell El Park Güell es uno de los espacios verdes más emblemáticos de la ciudad de Barcelona, ocupa dos partes de la colina de las Tres Creus i del Carmel. Desde 1984 es Patrimonio de la Humanidad, ya que es considerado como una de las creaciones más importantes de Antoni Gaudí, además de ser único y de haber supuesto una gran influencia en muchos movimientos y en otros artistas de la época. Gaudí quería emular las ciudades jardín inglesas y se obsesionó en conseguir una perfecta integración de sus obras en la naturaleza. Un ejemplo de ello son las columnas hechas de piedra que sugieren palmeras, estalactitas y cuevas naturales. El punto central del parque es una inmensa plaza rodeada por un banco serpenteante recubierto c

Leer más

Críticas y valoraciones

0 comments