Sin tiempo para morir

Cine, Acción y aventura
Recomendado
5 de 5 estrellas
Sin tiempo para morir

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Daniel Craig se despide como 007 con un festín de sentimiento y espectáculo, y cómodamente podemos decir que es la mejor película de Bond desde 'Casino Royale'

Desviándose de una fórmula tan bien planchada como uno de los esmóquines de su héroe, ‘Sin tiempo para morir’ se despide de Daniel Craig con tantas sorpresas que es difícil saber por dónde empezar. Hay grandes giros narrativos sin precedentes; Bond se relaciona no con una, sino con varias mujeres de igual a igual; y en un momento dado, hace tortitas para un niño pequeño. 

Sin embargo, la sorpresa más agradable de todas es lo buena que es. Con mucho retraso, entre otras cosas por el cambio de director cuando Danny Boyle se marchó y Cary Fukunaga entró en su lugar, finalmente llega como un recordatorio del poder de la gran pantalla de una franquicia de éxitos de taquilla que funciona a toda máquina. Además, es el Bond más divertido de todos los tiempos, con un picante guion (posiblemente gracias a la contribución de Phoebe Waller-Bridge) que Craig y sus compañeros interpretan con aplomo. 

La reintroducción inicial de Bond –que incluye una plaza, su DB5 y la mitad de Spectre, cuando es sacado de una ensoñación romántica con Madeleine Swann (Léa Seydoux)– es un éxito que sacude las telarañas de la saga en diez minutos. De elegante y enamorado, Craig pronto vuelve a ser tal y como lo conocemos y amamos: magullado y maltratado, atendiendo al canto de sirena del deber, mientras la CIA y el MI6 se enfrentan por un arma nanométrica desaparecida.

Fukunaga y su director de fotografía, Linus Sandgren (‘La La Land’), son capaces de construir notas de gracia visuales por doquier. Una secuencia ambientada en una hacienda de La Habana podría ser lo más insólito que se ha visto en una franquicia que, no olvidemos, también ha contado con un submarino de cocodrilos y Christopher Walken. Bond y la espía de la CIA, Ana de Armas, merodean por lo que parece un sueño de David Lynch, persiguiendo a un científico renegado con acceso a ese MacGuffin que amenaza a la humanidad. 

La agente 00 Nomi de Lashana Lynch, que comparte una agradable antiquímica con Bond, refuerza la lista de personajes femeninos, lo que supone un significativo paso adelante para ambos.

¿Y el villano? El cicatrizado Safin de Rami Malek mueve los hilos principalmente desde fuera de la pantalla, pero tiene su momento en un tercer acto que emocionará a cualquiera que añore los enormes decorados de la época de Ken Adam y los sueños megalómanos del Dr. No.

Si una duración cercana a las tres horas suena como una bandera roja, este Bond es una bestia sorprendentemente delgada. Va de un lugar a otro hábilmente elegido (añade Matera, en el sur de Italia, a tu lista de cosas que hacer antes de morir), pero las escenas más lentas y centradas en los personajes, que son la perdición de algunos Bond recientes, también son muy atractivas.

Solo la Moneypenny de Naomie Harris se queda corta. Después de su dinámica introducción como agente de campo en 'Skyfall', la saga parece no saber qué hacer con ella, y la Nomi de Lynch ocupa su lugar. Incluso el meme residente del MI6, Tanner (Rory Kinnear), tiene más trabajo que hacer.

Otras quejas se centran en una batalla culminante que se alarga más de la cuenta, y en uno o dos fragmentos de violencia innecesaria. Pero sea cual sea la medida que se aplique a una película de Bond –trama ajustada, villanos espeluznantes, sinceridad emocional–, la última salida de Craig es un éxito rotundo. #CraigNotBond parece que fue hace mucho tiempo, en todos los sentidos.

Estreno en cines el 1 de octubre.

Detalles

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Director
Cary Fukunaga
Guionista
Cary Fukunaga, Robert Wade, Neal Purvis
Reparto
Daniel Craig
Lashana Lynch
Ralph Fiennes
Christoph Waltz
Rami Malek
Léa Seydoux
Ana de Armas
Ben Whishaw
Naomie Harris
También te gustará