Time Out en tu buzón de entrada

Urban Hymn

  • Cine
  • 3 de 5 estrellas
Urban hymn
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Durante los disturbios ocurridos en Reino Unido en 2011, Jamie, una adolescente problemática, debe decidir su futuro. Y se pone en manos de una asistenta social

No tiene nada que ver con la religión. Simplemente, nos juntamos para cantar ", explica la trabajadora social Kate en la conflictiva Jamie, a quien quiere convencer de sumarse a una coral. Difícilmente se podrá decir lo mismo de 'Urban hymn', dado el relieve que el martirologio acaba teniendo en el relato. Antes de cargar la tinta trágica, la película ha descrito cómo Jamie sale adelante gracias a sus dotes vocales, a iniciativas voluntariosas (Billy Bragg aparece representando un proyecto de rehabilitación musical de presos) y, también, al buen funcionamiento del Sistema. Pero, a pesar de su intento de comprender todas las partes de la historia, el retrato sonoro del film es significativamente maniqueo: mientras el 'northern soul' y las corales son herramientas constructivas, el grime y la música de club pertenecen a un marco que hace imposible la realización individual o comunitaria

Escrito por
Gerard Casau
Publicidad
También te gustará