Time Out en tu buzón de entrada

Vivir sin parar

  • Cine
  • 2 de 5 estrellas
vivir sin parar
Publicidad

Time Out dice

2 de 5 estrellas

El protagonista de 'Vivir sin parar' ganó la maratón de Berlín en 1956, y pretende hacer lo mismo más de medio siglo después, ahora que, ingresado a la fuerza a una residencia de ancianos con su mujer, la muerte le ronda por todas partes. Es curioso que una película que da voz y quiere reivindicar la generación que experimentó la guerra y el régimen hitleriano durante su infancia, no mencione ni una sola vez el nazismo. ¿Quién es Paul Averhoff? Más allá de su obsesión, que es su rebeldía, no sabremos nada. Su pasado se reduce a un triunfo. Es un vehículo que canaliza un previsible canto a la vida, lleno de obviedades, tópicos y caricaturas, y que es intermitentemente exitoso gracias a la interpretación de Dieter Hallorvorden, estrella de la comedia televisiva alemana, de una excéntrica vitalidad.

Escrito por Sergi Sánchez
Publicidad
También te gustará