Global icon-chevron-right Lisboa icon-chevron-right Las 20 mejores cosas para hacer en Lisboa

Las 20 mejores cosas para hacer en Lisboa

Visita Lisboa y siéntete como un local con esta guía de las mejores cosas para ver, hacer, comer y beber en la ciudad

Por Time Out Lisbon editors |
Advertising
Que hacer Lisboa

Con sus restaurantes de clase mundial, su reputado estilo y su rica historia en arte y cultura, la primera ciudad de Portugal sigue ocupando un lugar destacado en las listas de preferencias de todos los viajeros más exigentes. Pero, ¿cuáles son las cosas esenciales para hacer mientras estás en Lisboa?

Tanto si visitas la ciudad para una visita corta (y si es así, asegúrate de revisar nuestra lista de los mejores hoteles para encontrar un lugar para hospedarte), o piensas en quedarte un poco más, esta lista te ayudará a encontrar las mejores cosas que hacer en Lisboa. Encontrarás los lugares más destacados, podrás probar la comida tradicional portuguesa y descubrir joyas ocultas en los vecindarios más modernos de la ciudad. ¡Disfruta!

¿Has hecho algo en esta lista y te ha encantado? Compártelo con el hashtag #TimeOutDoList y etiqueta @TimeOutEverywhere. También, descubre cómo selecciona Time Out las mejores cosas para hacer en todo el mundo.

Mejores cosas para hacer en Lisboa

1
1. Prueba la mejor comida portuguesa en Time Out Market Lisboa

Prueba la mejor comida portuguesa en Time Out Market Lisboa

¿Qué es? Más de 40 espacios con los principales representantes de la cocina portuguesa que ayudan a hacer de Lisboa lo que es (y a lo que sabe) bajo un mismo techo.

¿Por qué hay que ir? ¿Y si te dijéramos que las hamburguesas, el nigiri, las pizzas, los sándwiches e incluso el bacalao de este mercado han sido comisariados? Después de todo, Time Out Market es el primer mercado en el mundo donde sus productos han sido elegidos, probados y saboreados (con cuatro o cinco estrellas, y ni una menos) por un elenco independiente de expertos de la ciudad: los propios periodistas y críticos de Time Out. Cuenta con más de 40 restaurantes, una tienda que vende productos portugueses, una academia de cocina, un bar, un club y una sala de exposiciones. Definitivamente, es una parada ineludible.

No te lo pierdas: Nada. Si es bueno, lo incluimos en la revista; pero si es genial, lo tienes en el mercado.

2
2. Conoce el museo más joven de la ciudad: MAAT - Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología

Conoce el museo más joven de la ciudad, el MAAT

¿Qué es? El museo de arte contemporáneo más reciente en Lisboa se llama MAAT (Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología), un edificio luminoso junto al río que ha acaparado las cuentas de los instagrammers lisboetas durante los últimos meses.

¿Por qué hay que ir? Se inauguró, luego se cerró, luego se abrió de nuevo… pero lo cierto es que este proyecto de la Fundación EDP es mucho más que su acrónimo. Las líneas arquitectónicas del MAAT impactaron a la ciudad en su lanzamiento en 2016, y ahora justifican las peregrinaciones al área de Belém. La estructura diseñada por la arquitecta británica Amanda Levete, combinada con el atardecer, ofrece la mejor foto que podrás compartir en tus redes sociales. Pero, por supuesto, no debes quedarte solo con eso: te recomendamos consultar la agenda para obtener información sobre exposiciones permanentes y temporales.

No te lo pierdas: Además de las exposiciones tiene una amplia programación de actividades como talleres, visitas comentadas y charlas. 

Advertising
3
3. Cene en Gambrinus, un restaurante con lavandería propia.

Cena en Gambrinus, un restaurante con lavandería propia

¿Qué es? Establecido hace 80 años por un dúo compuesto por un alemán y un gallego, fue inicialmente una cervecería que servía comida alemana. Treinta años más tarde, una nueva administración remodeló el lugar para darle la apariencia que aún tiene hoy.

¿Por qué hay que ir? Manual para comer en el bar Gambrinus: 1) Pide una croqueta con la mostaza de la casa; 2) Pregunta por el tulipán Gambrinus, un delicioso cóctel de cerveza; 3) No olvides las almendras tostadas; 4) Espera pacientemente la tostada de pan de centeno; 5) Prueba un 'prego' (sándwich de carne) o un sándwich de carne asada con tartar; 6) Observa la preparación del café (y tomátelo, por supuesto). Perfecto para: almorzar solo, porque con tantos empleados, nunca estarás realmente solo.

No te pierdas: ¿Las croquetas? ¿El prego? ¿O la crêpe suzette?

4
 4. Busca ofertas en la  Feira da Ladra

Busca ofertas en la Feira da Ladra

¿Qué es? El equivalente de Lisboa al Rastro de Madrid o al Mercado Portobello de Londres. Feira da Ladra comenzó en el siglo XIII y no tuvo una ubicación fija antes de instalarse definitivamente en el Campo de Santa Clara en 1903.

¿Por qué hay que ir? Si te gusta pasear por los mercadillos cuando estás de vacaciones, ve a Feira da Ladra. Encontrarás un poco de todo, desde calcetines hasta libros de segunda mano pasando por pañuelos de seda de época, todos los martes y sábados.

No te pierdas: Levántate temprano para aprovechar tu visita.

Advertising
5
5. Conviértete en un experto en arte portugués visitando el Museo Nacional de Arte Contemporáneo

Conviértete en un experto en arte portugués visitando el Museo Nacional de Arte Contemporáneo

¿Qué es? Fundado en 1911, este museo estatal reabrió sus puertas en 1994 tras una pausa obligada por el incendio del Chiado.

¿Por qué hay que ir? A pesar del original diseño modernista del arquitecto francés Jean-Michel Wilmotte, el nombre Museo Nacional de Arte Contemporáneo es algo ambicioso, dado el tamaño y el presupuesto del lugar. Sin embargo, la remodelación de hace un par de años, que involucra 100 obras de la colección permanente, ofrece una descripción instructiva de 150 años de arte portugués, desde el romanticismo hasta el neorrealismo, el surrealismo y el arte abstracto, hasta 1975.

No te lo pierdas: 'Gadanheiro', de Júlio Pomar y 'Pintura Habitada', de Helena Almeida. Estos son dos de los artistas contemporáneos más importantes de Portugal y su trabajo es una visita obligada. Además, la tienda del museo es excelente.

6
6. Presenta tus respetos al bacalao en Zé da Mouraria

Presenta tus respetos al bacalao en Zé da Mouraria

¿Qué es? Un restaurante famoso por su bacalao asado.

¿Por qué hay que ir? En realidad no hay Zé en Zé da Mouraria. Hay un Virgílio, no de Mouraria sino de la región de Minho. Abrió el restaurante más popular del barrio hace 17 años, donde una vez un compañero gallego tuvo una parrilla llamada Zé dos Grelhados. Y ahora que conoces la historia del nombre, permítenos hablarte de su bacalao asado de renombre internacional, cuyo secreto está en usar gruesos trozos sin espinas al tiempo que añade garbanzos, aceite de oliva y patatas asadas de buena calidad. También son excelentes los filetes de ternera con ajo y la sepia al ajillo. 

No te lo pierdas: Las costillas a la barbacoa se sirven los miércoles y el arroz de pato al horno, los jueves.

Advertising
7
7. Detente en la cafetería favorita de Fernando Pessoa en Lisboa, Martinho da Arcada

Detente en la cafetería favorita de Fernando Pessoa en Lisboa, Martinho da Arcada

¿Qué es? Este establecimiento comenzó su vida en 1782 como una tienda de hielo y bebidas.

¿Por qué hay que ir? En Martinho da Arcada, el restaurante más antiguo de Lisboa, creen en los fantasmas, o, al menos, en gestos simbólicos. Está en todas las guías turísticas, ya que fue uno de los lugares favoritos de Fernando Pessoa y la mitología local dice que Martinho da Arcada tiene un lugar reservado constantemente para el poeta.

No te lo pierdas: En la cafetería, las comidas rápidas se sirven a precios atractivos, y también ofrecen uno de los mejores 'pastéis de Belém' de la ciudad.

8
8. Pase el día (y la noche) en Casa Independente

Pasa el día (y la noche) en Casa Independente

¿Qué es? Casa Independente abrió sus puertas en 2012, justo cuando la plaza del centro de la ciudad, Largo do Intendente, se estaba convirtiendo en el destino nocturno favorito en la ciudad.

¿Por qué hay que ir? Es un palacio en ruinas que ha albergado todo tipo de clubes y asociaciones durante el último siglo, y esta es la última (y probablemente la más animada) encarnación. La gran sala Tiger Room ofrece conciertos y sesiones de DJs, hay varias salas pequeñas que son ideales para charlar o trabajar en tu tablet, y la cafetería y el patio trasero son lugares excelentes para relajarse.

No te lo pierdas: El bar sirve una buena variedad de tés, zumos naturales y cócteles, y la comida se sirve hasta la medianoche.

Advertising
9
09. Piérdete en Embaixada

Piérdete en Embaixada

¿Qué es? Embaixada Lisboa es un espacio multi-concepto en el Palacete Ribeiro da Cunha, con un impresionante diseño neo-árabe del siglo XIX, en Principe Real.

¿Por qué hay que ir? Diseño, moda y exposiciones temporales. No hay una 'embajada' más diplomática que la Embaixada. Ubicada en una mansión del siglo XVIII, esconde algunos de los secretos más intrigantes de la ciudad: tiendas portuguesas y extranjeras muy originales, todas bajo el mismo techo (que a veces está adornado con flores) y con un restaurante de nombre francés pero que sirve cocina local. Asegúrate de pasarte por Linkstore, que vende accesorios originales para hombres; Organii, con productos orgánicos para bebés, y Amélie au Theatre (imagen), que recuerda a la 'María Antonieta' de Sofía Coppola, y no olvides tomarte un trago en el patio interior de Le Jardin.

No te lo pierdas: Pásate también por el impresionante restaurante y pasea por su jardín.

10
10. Ver la puesta de sol en el PARK

Ver la puesta de sol en el PARK

¿Qué es? Este amplio bar en la azotea de un aparcamiento de varias plantas (en la esquina suroeste del Bairro Alto), se llena en las noches cálidas.

¿Por qué hay que ir? De acuerdo, suena raro. Pero en PARK, las bebidas están disponibles en el sexto piso, por lo que estará lejos de los coches. Ten a mano tu móvil: la vista que ofrece de Lisboa es una de las más fotografiadas, al igual que sus cócteles. Además, normalmente hay sesiones de DJs para animar el cotarro. Las atractivos y jóvenes parroquianos del PARK charlan allí rodeados por macetas gigantes, con una banda sonora de jazz, soul y funk.

No te lo pierdas: La vista sobre el río y el Ponte 25 de Abril es impresionante. Los bocadillos y los almuerzos están disponibles hasta las 3 de la tarde, y el servicio de cenas se ofrece de 8 de la tarde a 11 de la noche.

Advertising
11
11. Espera tu turno para una cena increíble en Taberna da Rua das Flores

Espera tu turno para una cena increíble en Taberna da Rua das Flores

¿Qué es? Durante el día, la Taberna da Rua das Flores es una sencilla cantina que sirve platos tradicionales, con un excelente bacalao desmigado. Pero por la noche se convierte en el laboratorio de un chef que mezcla influencias de todo el mundo.

¿Por qué hay que ir? Para dirigir un restaurante donde el menú cambia diariamente se necesita creatividad. André Magalhães, el chef, la tiene, y también sabe mucho sobre productos portugueses olvidados o difíciles de conseguir. Por lo tanto, una parte del menú generalmente confunde a los clientes; pero no temas, el personal está a tu disposición para decirte qué es cada cosa.

No te lo pierdas: Siempre está lleno y no se aceptan reservas, así que pásate temprano.

12
12. Ver la vista en Portas do Sol

Ver la vista en Portas do Sol

¿Qué es? Un espacio amplio de espectaculares vistas. Además del río Tajo, podrás ver el barrio de Alfama desde la comodidad de tu asiento.

¿Por qué hay que ir? El bar de cócteles Portas do Sol invita a todos a salir los fines de semana, y también sirve comida para contrarrestar los efectos de la sangría. El bar de este mirador está integrado en un edificio del galardonado par de arquitectos Aires Mateus, y está animado los fines de semana por un DJ que pone a Lisboa y a los turistas a bailar alrededor de la estatua de São Vicente de Fora, patrón de Lisboa.

No te lo pierdas: Acomódate en los pufs y relájate para ver el río Tajo y los monumentos del distrito de Alfama.

Advertising
13
13. Prueba la mayor delicatessen de Lisboa, los Pastéis de Belém

Prueba la mayor delicatessen de Lisboa, los Pastéis de Belém

¿Qué es? Los famosos pasteles de Belém, tartas cremosas y suaves con hojaldre elaboradas según una receta secreta, salen volando de sus bandejas.

¿Por qué hay que ir? La panadería Pastéis de Belém es una parada obligatoria para los turistas, pero sus grandes salones de té, cubiertos con azulejos azules y blancos, también atraen a los residentes de Lisboa. Los pasteles (1,10€ cada uno) realmente valen la pena, y su historia es larga y antigua. Su fabricación comenzó en 1834, cuando el Monasterio de los Jerónimos comenzó a vender dulces. Tuvieron tanto éxito que, tres años después, comenzó el imperio Pastéis de Belém, con una receta secreta que todavía se usa hasta el día de hoy. Los clientes se los zampan a pares en sus bellas salas llenas de azulejos que muestran a Belém a principios del siglo XVII. 

No te lo pierdas: Visita el Museo Berardo.

14
14. Disfruta de la naturaleza en el parque de Monsanto

Disfruta de la naturaleza en el parque de Monsanto

¿Qué es? ¿Qué tal un parque público como Central Park? ¿Te apetece? Pues vamos a ello.

¿Por qué hay que ir? En realidad, nos encontramos ante un parque que es tres veces el tamaño del icono de Nueva York. Sí, tres veces. Caminar, correr, andar en bicicleta o patinar, hacer un picnic, tomar fotografías, dibujar o tener una cita son algunas de las sugerencias que te damos para pasar el rato en este enorme pulmón verde, tan grande que se pierde de vista dónde comienza y dónde termina.

No te lo pierdas: Visita la Alameda Keil do Amaral, pásate por Mata de Benfica y no te dejes el Moinho do Penedo.

Advertising
15
15. Baila hasta el amanecer en Lux Frágil

Baila hasta el amanecer en Lux Frágil

¿Qué es? El mejor club de Lisboa, con dos pistas de baile (una más lounge y otra para sudar sin parar) y una terraza en la azotea con vistas al río.

¿Por qué hay que ir? Hay muchos clubes en Lisboa, pero ninguno se compara con Lux Frágil. La decoración es única y la música es insuperable, cortesía de los DJs residentes y de los principales invitados internacionales que lo visitan cada semana. Como indica su moderno mobiliario, es un lugar para ver y ser visto, pero su público es amigable hasta para los amplios estándares lisboetas. En Lux podrás bailar desde electro hasta hip-hop, sin olvidar los tradicionales hits de los 80. Los jueves son populares entre los lugareños interesados en los artistas más 'indies'; y los sábados, el lugar es asaltado por los forasteros. El programa de Lux, que incluye bandas en vivo y el exclusivo evento del domingo por la tarde, así como los más populares DJs internacionales, lo convierten en el centro de la actividad social de la ciudad. Y recuerda, serás el más 'cool' si llegas después de las 2 de la mañana.

No te lo pierdas: El amanecer en la azotea.

16
16. Disfruta de las vistas del Panorâmico de Monsanto

Disfruta de las vistas del Panorâmico de Monsanto

¿Qué es? El nuevo mirador de Lisboa tiene casi 50 años. En el pasado, fue un restaurante de lujo, una sala de bingo, una discoteca, un edificio de oficinas y un almacén.

¿Por qué hay que ir? A este OVNI arquitectónico diseñado por Chaves da Costa se le ha dado una nueva oportunidad de vida, y mucho más tranquila que sus antiguas encarnaciones: un mirador (en realidad siempre fue su uso secundario). En serio, es la mejor vista de toda la ciudad. Abandonado desde 2001, el Panoramic sólo recibió visitas esporádicas de exploradores urbanos, turistas, curiosos y gente armada con esprays. Desde el 2 de septiembre de 2017 se puede visitar de forma legal y segura.

No te lo pierdas: La vista 360º de la ciudad y su excelente ubicación, en el Parque recreativo Alto da Serafina, hacen de este edificio abandonado el mejor lugar para disfrutar de las vistas del Monsanto.

Advertising
17
17. Viaja por el mundo sin salir del país en el Museu do Oriente

Viaja por el mundo sin salir del país en el Museu do Oriente

¿Qué es? Los portugueses fueron los primeros europeos en tener una presencia continuada en Asia, y el Museo de Oriente, inaugurado en 2008, cuenta la historia.

¿Por qué hay que ir? La exposición principal incluye mapas y cuadros únicos, paneles pintados con pinturas chinas y japonesas de los siglos XVII y XVIII y arte de Namban (influencia occidental), así como una importante colección de utensilios de Timor. La exhibición 'Sombras de Asia' muestra sombras chinescas procedentes de una franja de países desde Turquía hasta el sudeste asiático, extraídos de la vasta colección Kwok On. El museo organiza cursos de idiomas, cocina e ikebana, además de acoger conciertos de música asiática, fusión, música del mundo y danza.

No te lo pierdas: El restaurante de la planta superior tiene unas vistas preciosas.

18
18. Escuchar Fado en Mesa de Frades

Escuchar Fado en Mesa de Frades

¿Qué es? Mesa de Frades, la antigua capilla revestida de azulejos de la Quinta da Dona Rosa, es un palacio construido por Dom João V para uno de sus amantes, y una casa de fado propiedad del guitarrista Pedro de Castro.

¿Por qué hay que ir? Tiene una reputación de ser la cantina de los fadistas y nunca se sabe quién podría enrollarse en las primeras horas y hacer una actuación improvisada. La comida es portuguesa, (especialidades de bacalao, sobre todo), pero en realidad no está a la altura de la calidad del fado.

No te lo pierdas: Reservar es necesario para la cena. Si entras más tarde, no te prometemos nada.

Advertising
19
19. Descubre Alfama con los ojos vendados

Descubre Alfama con los ojos vendados

¿Qué es? Descubrir Alfama con los ojos vendados es una idea sugerida por Lisbon Walker, en colaboración con ACAPO, la asociación portuguesa para ciegos y discapacitados visuales. 

¿Por qué hay que ir? El recorrido se llama Lisboa Sensorial, cuyo objetivo es sentir los olores, los ruidos y los sabores del barrio más típico de Lisboa, con los ojos cubiertos y una guía. Dura una hora y media.

No te lo pierdas: Reserva por adelantado (necesitan un mínimo de 10 personas) en www.lisbonwalker.com

20
20. Llévate un azulejo portugués visitando Cortiço y Netos

Llévate un azulejo portugués visitando Cortiço y Netos

¿Qué es? Durante más de 30 años, Joaquim José Cortiço dedicó su vida a coleccionar y estudiar los azulejos industriales portugueses que pertenecieron a fábricas que cerraron sus puertas. Hoy, son sus nietos los que siguen dando vida a su proyecto con Cortiço & Netos, donde se pueden encontrar varias baldosas de cerámica que cuentan su historia desde los años 60 en adelante.

¿Por qué hay que ir? A diferencia de otras tiendas de azulejos artesanales, este lugar tiene en su mayor parte baldosas de producción masiva. Pero con cientos de líneas discontinuas, es un verdadero museo de estilo a lo largo de las décadas y un gran lugar para encontrar gangas decorativas únicas. Durante años, el propietario adquirió acciones de las fábricas cuando cerraron; ahora sus nietos (los 'netos' del nombre) están ocupados vendiendo sus productos.

No te lo pierdas: ¡Compra uno lo más rápido que puedas!

Más cosas increíbles para hacer en el mundo

Qué hacer

Las mejores cosas para hacer en Oporto

Estamos absolutamente enamorados de esta ciudad: sus calles estrechas y casas coloridas, las impresionantes vistas tanto de la ciudad como del río Duero, sus galerías llenas de arte antiguo y contemporáneo, sus jardines y museos, y sus restaurantes con comida tradicional (no te pierdas las francesinhas y los cachorrinhos) y sabores de todo el mundo.

You may also like

    Advertising