Marguerite Duras. París, 1944

Cine
Recomendado
4 de 5 estrellas
Marguerite Duras. París, 1944

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Marguerite Duras intenta salvar a su marido detenido por la Gestapo, poco antes de la liberación de París

Una cocina antigua tras una puerta de cristal, una mujer con el moño deshecho que fuma de espaldas, los postigos que se abren a las chimeneas retorcidas que suben hacia el cielo de la ciudad. Así, con esta serie de imágenes que una cámara escurridiza recorre a tientas, nos vamos encontrando con el personaje de Marguerite Duras, esquivo, escondido en el reflejo de una ventana, tras las transparencias de unas cortinas que revolotean con el viento como jirones de un pasado medio olvidado.

De una manera prácticamente insomne, Emmanuel Finkiel adapta 'El dolor', la novela que Duras escribió a partir de dos dietarios personales donde había recogido sus vivencias durante la Francia ocupada, como si se tratara de una historia que no le acababa de pertenecer. En la cabeza nos van sonando las palabras erráticas de los dos amantes de 'Hiroshima mon amour', que se arrastraban sobre los fantasmas de un mundo devastado donde los cadáveres se amontonaban en camas de hospital. Hay momentos en los que la literatura logra arañar la realidad.

Este es un relato de desazón y resistencia, que nos habla de una chica que espera consumida al marido detenido por la Gestapo, yendo de un lado a otro montada en una bicicleta, en un París tomado por tanques y banderas, anhelando el día de la liberación. El ansia, la dureza, los labios de un rojo despintado que huye dentro de una copa de vino blanco. Cada uno de estos detalles nos hace partícipes de un momento vívido que en pocos segundos transmutará en recuerdo. Diremos, solo, que esta película es de una delicadeza infinita, poética pero sin concesiones sentimentales.

Detalles

Detalles del estreno

Duración
127 min.

Reparto y equipo

También te gustará