Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Sevilla icon-chevron-right Los 21 mejores restaurantes de Sevilla

Los 21 mejores restaurantes de Sevilla

Clásicos, inspirados en la fusión de sabores, exóticos o tradicionales. Estos son los templos gastronómicos de la capital hispalense
ConTenedor
Por Cristina Fernández González |
Advertising

Que en Sevilla el comer es uno de los mayores placeres de los que poder disfrutar es una afirmación que pocos pueden poner en duda. La ciudad de la Giralda lleva unos años viviendo una revolución gastronómica que ha colocado sus restaurantes en un nivel tan alto que se hace complicado elegir con cuál quedarse. Y es que podréis pasear por el Real Alcázar, perderos por el Barrio de Santa Cruz, ir de compras por la calle Sierpes o descubrir el icónico barrio de Triana. Pero, si no catáis el producto autóctono, tenedlo claro: no habréis completado tu visita a Sevilla. Aquí os traemos una cuidada selección de los 21 mejores restaurantes de la ciudad. ¡Que aproveche!

RECOMENDADO:  Dónde comer las mejores tapas en Sevilla. 

1
El gallinero de Sandra
Restaurantes

El gallinero de Sandra

¿Qué es?: Producto fresco y de calidad en uno de los restaurantes de nueva cocina insignes de Sevilla.

¿Por qué ir?: Situado en pleno centro de la capital hispalense, en una calle peatonal con una agradable terraza climatizada, Nacho Dargallo –chef curtido en los fogones de El Bulli o de la antigua Hacienda Benazuza- y Sandra Rodríguez -jefa de sala-, pelean duro día a día para ofrecer lo mejor a sus clientes.  Y sin duda, lo consiguen: un servicio de lo más cordial, sabrosas propuestas en su variada carta y un ambiente agradable hacen que la experiencia gastronómica de comer en su restaurante sea absolutamente memorable.

2
Ispal
Restaurantes

Ispal

¿Qué es?: Un viaje gastronómico por la provincia de Sevilla sin levantarte de la mesa.

¿Por qué ir?: El concepto de este innovador restaurante está claro: todos sus platos están elaborados con productos de Km 0. La provincia de Sevilla es la auténtica protagonista de la carta de Ispal, que hace un recorrido a través de sus propuestas –y de sus menús degustación- a través de las diferentes comarcas hispalenses para plasmarlas en el plato. Tirando de recetario tradicional y sumándole las ganas de fusionar e inventar nuevos conceptos, el chef Antonio Bort, al mando de la cocina, ofrece toda una experiencia digna de vivir. ¡La mejor manera de comerse, literalmente, Sevilla!

Advertising
3
Victoria 8
Restaurantes

Victoria 8

¿Qué es?: Cocina tradicional con un punto de creatividad en uno de los barrios con más solera de Sevilla.

¿Por qué ir?: En pleno corazón de Triana se encuentra este restaurante de corte clásico y cocina innovadora. Un proyecto a manos de Begoña Barquín Molero en el que platos de toda la vida, basados en productos de primera calidad, comparten protagonismo con nuevas creaciones en una casa-patio tradicional que ya de por sí merece una visita. El estilo elegante del local y el trato cercano de Begoña son algunas de las claves por las que animarse a probarlo.

4
Abantal
©Jaime Martinez
Restaurantes

Abantal

¿Qué es?: Alta cocina de vanguardia en el único restaurante con Estrella Michelin de Sevilla.

¿Por qué ir?: El jefe de cocina y copropietario, Julio Fernández Quintero, maneja la batuta de este proyecto que desde hace años lleva haciéndose oír. Y es que tratarse del único restaurante de todo Sevilla que cuenta con una Estrella Michelin no es cualquier cosa. ¿El secreto? Una cocina repleta de sabor, creatividad, textura, cocción y una presentación en los platos digna de mención. Para catarla, solo es necesario decidirse entre los dos menús degustación que ofrece la carta y disfrutar, en un entorno elegante, funcional y moderno, de una ventana de aire fresco a la cocina sevillana.

Advertising
5
Az Zait
Restaurantes

Az-Zait

¿Qué es?: Sabores de toda la vida con una original puesta en escena.

¿Por qué ir?: Az-Zait significa ‘jugo de aceituna’. O, lo que es lo mismo, aceite. El mismo que protagoniza la mayor parte de los platos que Antonio Conejero, chef y dueño del restaurante, elabora en su cocina. Con una llamativa decoración neoclásica, en Az-Zait los platos destacan no solo por su sabor –que también, y mucho-, sino por la original manera de presentarlos. Las galletas de cola de toro o el pulpo con pimentón de la vera y trufa son dos de las exquisiteces que animarse a probar. Aunque, para terminar el banquete, nada como catar alguna que otra pieza del completo carro de quesos con el que cuentan. Producto nacional y de importación: da igual. Sea como sea dejará el mejor sabor de boca. 

6
Cañabota
Restaurantes

Cañabota

¿Qué es?: El mar se encuentra en una mesa de Sevilla.

¿Por qué ir?: Al entrar por la puerta de Cañabota lo primero que sorprende es toparse con un auténtico mostrador de pescadería. En él, cada día, se dispone la materia prima con la que los platos y tapas se elaboran. Una cocina abierta a los clientes y una manera muy auténtica y especial de preparar el pescado hacen el resto. ¡Por algo en su corta vida se ha convertido en todo un referente nacional! Eso sí, el establecimiento cuenta tan solo con 30 plazas que quedan divididas entre mesas altas con taburetes y una larga barra con asientos bajos. ¡Así que mejor reservar!

Advertising
7
Eslava
©Fernando Alda
Bares y pubs

Eslava

¿Qué es?: La cocina tradicional sevillana se reinventa en este clásico de la ciudad.

¿Por qué ir?: Si hubiera que hablar de negocios clásicos en Sevilla, Eslava sería, sin duda alguna, uno de los primeros de la lista. Y es que el llevar toda una vida agasajando a los sevillanos con sus tradicional cocina basada en productos autóctonos, no es moco de pavo. En pleno corazón del barrio de San Lorenzo, frente al templo de Jesús del Gran Poder, la cocina del Eslava ofrece recetas de toda la vida con un toque innovador. ¿El secreto? Quizás el contar con su propia huerta ecológica, de la que extraen las verduras con las que cocinan sus platos. Arte culinario en mayúsculas.

8
Catalina
Restaurantes

Catalina Casa de Comidas y Más

¿Qué es?: El lugar idóneo para disfrutar de cocina tradicional elaborada con productos de temporada.

¿Por qué ir?: El ‘slowfood’ manda en este elegante local de la Plaza Padre Jerónimo de Córdoba. Y esto quiere decir que la elaboración de cada receta, el tratamiento de cada alimento, requiere de su tiempo y mimo, por eso el producto utilizado es siempre de temporada. Y esto es algo que los chefs Gonzalo Villalba y Albert Granados tienen muy claro: los ingredientes utilizados en sus platos vienen directamente de los agricultores o ganaderos, tirando siempre de Km 0. Y eso, en el sabor, se nota. La creatividad en la fusión de alimentos, eso sí, ya es cosa de ellos. Antes de hacer la comanda, un detalle por parte del restaurante: unas viandas a modo de bienvenida que saben a gloria.

Advertising
9
Taberna del Alabardero
Restaurantes

Taberna del Alabardero

¿Qué es?: Fogones con más de 20 años de historia.

¿Por qué ir?: Cuatro cartas diferentes al año, una por temporada, distinguen a la Taberna del Alabardero de cualquier otro restaurante hispalense. Siempre trabajando con producto de primera calidad, el chef Juan Marco logra experimentar con sabores con los que hay que acabar quitándose el sombrero. Ubicada en una antigua casa palacio del siglo XIX, la Taberna del Alabardero conserva muchos detalles de la época y es, a su vez, sede de la Escuela de Hostelería de Sevilla. ¿Un consejo? Se puede disfrutar de un menú diario elaborado por los estudiantes de la escuela a unos precios la mar de apañaos.

10
Yebra
Restaurantes

Yebra

¿Qué es?: El paraíso para los amantes de la buena cocina a precios populares.

¿Por qué ir?: No hace falta dejarse el bolsillo en Yebra para comer bien. Aunque, eso sí, uno se puede venir arriba y gastar todo aquello que quiera: la lista de propuestas es extensa en producto y precio. El truco está en variar y alternar entre platos y tapas, todos ellos elaborados con ingredientes frescos y de primera calidad. Los hermanos Javier y Manolo Yebra manejan un negocio familiar que lleva media vida funcionando en el barrio de la Macarena. Uno en la cocina, otro tras la barra, saben agasajar y contentar al cliente, que siempre regresa. En su carta se esconden verdaderas sorpresas como el crepe de bacalao con salsa holandesa, un auténtico must, aunque tampoco faltan los arroces caldosos, las carnes y los pescados. A la hora de elegir sitio se puede optar entre el restaurante principal o el salón comedor ubicado en el edificio opuesto.

Advertising
11
Al Solito Posto
Restaurantes

Al Solito Posto

¿Qué es?: Un viaje a Italia a través del paladar.

¿Por qué ir?: Sobran las excusas para acercarse hasta la Alameda de Hércules, en el barrio de la Macarena, y catar algunas de las sorpresas que esconde el menú de Al Solito Posto, un acogedor restaurante italiano de raíces milanesas. Como su hermana mayor, que lleva deleitando los paladares en el centro de Sevilla desde hace años, el restaurante cuenta con innumerables propuestas en su carta. Pizzas, pastas frescas, rissotos, antipasti… Entre los que hay multitud de propuestas para celíacos. ¿Lo mejor? También abre para dar desayunos y meriendas… ¡exquisitas!

12
Tradevo
Restaurantes

Tradevo

¿Qué es?: Pasión, conocimiento y materia prima: las claves de este restaurante sevillano.

¿Por qué ir?: Curtido en los fogones de prestigiosos chefs como Carme Ruscalleda, Ferrán Adriá, Sergi Arola o Santi Santamaría, el sevillano Gonzalo Jurado es quien dirige la batuta en Tradevo. Y su clave es muy simple: producto, producto y producto. Ya sea de Km 0 o de los mejores proveedores, que consiguen contribuir a que el espectacular sabor de los platos de este restaurante sean toda una referencia en Sevilla. Presentaciones cuidadas y un excelente servicio ponen la guinda al pastel de Tradevo. ¡Por cierto! Aquí es obligado cuidarse de siempre dejar hueco para uno de sus postres.

Advertising
13
Mechela
Restaurantes

Mechela

¿Qué es?: Un restaurante de cocina fusión en el que dedicarle al placer de comer el tiempo que se merece.

¿Por qué ir?: Quizás sea por la imaginación en las propuestas. O tal vez, por la acogedora decoración, que le hacen sentir a uno como en casa. O puede que la culpable sea la atención del servicio, siempre pendiente del comensal. O, simplemente, porque Mechela nunca falla: los platos de su carta son tan apetecibles que uno se queda con ganas de probarlos todos. Ubicado junto al Museo de Bellas Artes, el restaurante solo tiene un “pero”: que lo bien que se come aquí no es ningún secreto, así que mejor reservar con tiempo si uno no se quiere quedar con las ganas de vivir la experiencia.

14
La Azotea
Restaurantes

La Azotea

¿Qué es?: Cocina de altura en el centro de Sevilla.

¿Por qué ir?: Desde su apertura en 2009, La Azotea se ha hecho un nombre en el panorama gastronómico sevillano. Tanto, que a él le siguieron sus hermanos pequeños de la calle Zaragoza y Mateos Gago, además de una pequeña tienda de viandas. No hay ni un solo plato, ya sea incluido en su repertorio de propuestas o fuera de carta, que no haga emocionarse de placer a los comensales. En este pequeño restaurante del centro de Sevilla –¡ojo!, mejor reservar si se quiere asegurar plaza- la cocina se siente, se elabora con cariño y se disfruta en el plato.

Advertising
15
Arte y Solera
©Rafael Garcia
Restaurantes

Arte y Solera

¿Qué es?:El lugar perfecto para disfrutar de una cocina tradicional con matices exóticos.

¿Por qué ir?: Cuando el chef Marco Antonio Paz decidió regresar de su periplo por cocinas de medio mundo –desde el restaurante Lasarte con Beresategui a el premiado Hotel Tortuga Bay de República Dominicana, entre muchos otros-, tuvo claro que montaría su propio restaurante. En Arte y Solera uno encuentra platos repletos de ingenio y sabor con un nivel que bien podría igualar a un Estrella Michelin. Pero, eso sí, a precios de lo más competitivos. Cuenta con otro local con la misma carta en el centro de Sevilla. 

16
ConTenedor
Restaurantes

ConTenedor

¿Qué es?: Galería de arte, música en directo y gastronomía de 10 sin salir del mismo local.

¿Por qué ir?: En ConTenedor entienden la comida como parte fundamental de la vida, ¡y qué verdad más grande! Con una amplia propuesta de platos basados en productos de cercanía y temporada, parte de la carta varía prácticamente cada día. El complemento perfecto está en la gran selección de vinos tintos andaluces con los que cuenta, perfectos para maridar cada receta. ¿Otro plus? El ambiente acogedor tan logrado que se disfruta en el restaurante, en el que obras de arte decoran cada pared y esquina. Situado frente al hermoso edificio de San Luis de los Franceses, los martes cuentan con música en directo para amenizar las veladas.

Advertising
17
Los Cuevas
Restaurantes

Los Cuevas

¿Qué es?: El rincón más auténtico de Sevilla donde comer “como Dios manda”.

¿Por qué ir?: Es ya la segunda generación la que lleva la batuta de este negocio familiar nacido en 1985. Aquí, en pleno Triana, se sirve comida tradicional de la buena, basada en ingredientes frescos y de primera calidad. Platos de cuchara, arroces y carnes para quitarse el sombrero… Pero la clave está en sus buñuelos de bacalao y en sus berenjenas fritas: puro placer. El ambiente es acogedor, decorado al estilo más tradicional y amenizado por el carisma de José Manuel, uno de los dueños y encargado del comedor. Recientemente ampliaron a un segundo local vecino al primero.

18
El 3 de Oro
Restaurantes

El 3 de Oro

¿Qué es?: Un siglo dedicado a la buena mesa -¡y a jugar a las cartas!-.

¿Por qué ir?: Desde principios del siglo XIX lleva El 3 de Oro sirviendo sus elaborados platos. Allá por 1927 eran toreros, futbolistas y poetas los que encontraban refugio al albergue de sus fogones mientras aprovechaban para echar unas cartas. Hoy también los paladares más sibaritas se acercan hasta él para catar algunos de los platos de cocina tradicional más conseguidos de toda Sevilla. Ubicado en la Puerta de la Carne, una de las históricas puertas de entrada a la ciudad, quien se anima a visitarlo no debe dejar de probar el salteado de alcachofas naturales, la milhojas de verduritas de temporada o el rabo de toro con patatas panaderas. Para chuparse los dedos.

Advertising
19
Tradevo de Mar
Restaurantes

Tradevo de Mar

¿Qué es?: El pescado más fresco de las lonjas de Conil e Isla Cristina aterriza cada día en su cocina.

¿Por qué ir?: Hay maneras y maneras de freír el pescado, y no todas hacen salivar de gusto con solo contemplarlo. Eso es lo que ocurre al sentarse a la mesa en Tradevo de Mar, hermano mellizo de Tradevo. Aunque su carta cuenta también con algún que otra propuesta para carnívoros, aquí el protagonismo lo tiene todo lo que venga del mar. Y sí, su secreto está en cómo freír y con qué: harinas de diferentes legumbres son utilizadas y el resultado es exquisito. Una apuesta segura.

20
Manolo León
©P.Bernal
Restaurantes

Manolo León

¿Qué es?: Estilo y tradición unidos en el plato.

¿Por qué ir?: Ubicado en una antigua casa señorial de finales del siglo XIX, en pleno corazón de Sevilla, el restaurante Manolo León lleva deleitando los paladares más exigentes de la ciudad desde su apertura en 1999. Cuatro espacios decorados con diferentes estilos y dos terrazas al aire libre convierten este hermoso rincón en el lugar perfecto para pasar una velada. ¿Y en el plato? Recetas tradicionales  de Andalucía con un toque vanguardista. El lugar perfecto para ocasiones especiales.

Advertising
21
Abades Triana
Restaurantes

Abades Triana

¿Qué es?: Gastronomía única con unas vistas privilegiadas.

¿Por qué ir?: Porque se encuentra en plena calle Betis, una de las más famosas de todo Sevilla, y ya solo por disfrutar de las vistazas a la Torre del Oro y a la Maestranza ya merece la pena. Si a esto se le suma que el chef Elías del Toro cuida y mima en cada detalle sus platos, inspirados en recetas de toda la vida pero con un toque innovador, apaga y vámonos. Una experiencia completa se mire por donde se mire.

More to explore

Advertising