Get us in your inbox

Carlos Alberto Miguel Hernández Verástegui

Carlos Alberto Miguel Hernández Verástegui

Articles (2)

Puerto Escondido: un paraíso oaxaqueño para escapar de la ciudad

Puerto Escondido: un paraíso oaxaqueño para escapar de la ciudad

Puerto Escondido es la suma de todos los paraísos imaginarios hechos realidad; con bahías divinas, lugares secretos y atardeceres en tonos rosados es el escape ideal sin importar cuándo lo visites, ya que siempre es buen momento para lanzarte a sus playas oaxaqueñas y perderte en ellas. Puerto ha evolucionado. De ser un referete surfer y bohemio, y sin dejar de lado esos elementos, se convirtió en un destino con otros ingredientes que lo hacen aún más atractivo para diversos gustos: gastronomía, arte, arquitectura, buenos tragos y por supuesto, la energía oaxaqueña que impregna el aire y le da una sensación diferente a la de cualquier playa de nuestro país. Llegar a este paraíso es fácil, su aeropuerto está situado a menos de 20 minutos de la playa con vuelos directos desde la Ciudad de México. Si lo tuyo es ir por tierra, la carretera que conecta con la ciudad de Oaxaca te entregará postales inigualables, gracias a la belleza natural de la sierra oaxaqueña. Ya con el calor del sol y la brisa del mar en tu frente puedes disfrutar rica comida en toda su expresión. Un clásico es el restaurante Almoraduz, cuya fama internacional se debe a la recomendación de The New York Times, pero sobre todo a su calidad y sus platillos que tienen como insignia lo local y están inspirados en lo mejor de todo México. También puedes probar el que se rumora es el mejor zarandeado a la redonda, en Coste. Otra opción son los ricos tacos y tostadas con vista al mar y coco fres

La Ventana y Todos Santos, imperdibles en tu visita a La Paz

La Ventana y Todos Santos, imperdibles en tu visita a La Paz

Es difícil creer que a tan solo dos horas y media volando de la Ciudad de México encuentres un destino que te permite tener tantos escapes. Hablamos de La Paz, un lugar aún virgen en muchos aspectos y que refleja todo el espíritu de la Baja. Una vez que el avión aterriza en esta ciudad sureña de Baja California Sur, el menú de posibilidades es inmenso, desde pasear por su bello malecón hasta comer exquisitos platillos en lugares como el Bismark-cito, un clásico conocido por todos los locales, o el más nuevo pero que ya pinta como leyenda Tatanka; ambos combinan lo más rico de la cocina e ingredientes locales para dar una probada única de lo que te espera en el viaje. Nuestra recomendación es que rentes un coche y explores los alrededores: tomar cualquier carretera promete paisajes espectaculares, contrastes entre el mar y el desierto que solo aquí podrás admirar. Una sugerencia si solo tienes pocos días es irte a La Ventana —un pequeño pueblo de pescadores, al sur de La Paz—, tomarla de base y desde ahí recorrer los lugares cercanos. En La Ventana encontrarás todo lo que imaginas y buscas para pasar días hermosos y de merecida tranquilidad. El hotel ideal es Casa Tara, que cuenta con todas las facilidades y ponen atención en cada detalle para ofrecerte una experiencia única. Y visítalos tranquilo, siguen todos los protocolos de sanidad indicados por las autoridades para protegerte de COVID-19. Considera que este hotel está pensado como un retiro de wellness donde podrás tomar