Get us in your inbox

Leopoldo Villaseñor

Leopoldo Villaseñor

Listings and reviews (10)

El Grifo

El Grifo

3 out of 5 stars

This boutique mezcal joint on Juan Escutia avenue is impossible to miss. Probably because of the illuminated planters and tables on the sidewalk that are partitioned off by a variance of foliage that are almost jungle in their appearance. The chill design was executed by local architect Mariana Casas, who wanted to combine the outside and the inside with traditional Mexican warmth. The result is a private space that mutes the sounds of the city. Inside is a small place with a simple bar where you buy from half an ounce of mezcal to up to a bottle. The shelves inside match the two tables and the wooden benches with wrought iron bases outside and are lined with bottles of mezcal (the best brands and styles in Mexico) and beers. The menu is extensive: from the classic espadín and tobalá, to more rare ones like tobaziche and cupreata and they all come from different areas, mainly from Oaxaca, Michoacán and Guerrero. I recommend you try the madre cuishe, it has a dry, notoriously smoky flavor. They know they’re stuff here, they offer craft beers and are right next door to Pizzas Nosferatu. So, you can pair your mezcal with a homemade pizza of black forest ham and fresh tomato, for example.

El Grifo

El Grifo

3 out of 5 stars

En Juan Escutia es inevitable notar la presencia de esta boutique mezcalera. Esto se debe a una iluminada jardinera con mesas en plena banqueta, separada de la avenida por diversas plantas que te hacen sentir en un ambiente selvático. El diseño relajado de El Grifo corrió a cargo de la arquitecta Mariana Casas, quien supo conjugar la decoración del exterior con un interiorismo de calidez tradicional mexicana; esto resultó en un espacio privado que te quita las distracciones del resto de la ciudad.   Por dentro es un lugar reducido con una barra simple en donde compras desde media onza, hasta una botella. Los estantes repletos de botellas de mezcal (las mejores marcas y estilos en México) y cervezas hacen juego con las dos mesas y los bancos de madera y bases de hierro forjado que están en el exterior. La carta es extensa en agaves: desde los clásicos espadín y tobalá, hasta otros más raros como el tobaziche y cupreata. Hay de distintas procedencias, principalmente de Oaxaca, Michoacán y Guerrero. Te recomiendo probar el madre cuishe, tiene un sabor seco, notorio y ahumado. Aquí le saben al negocio, pregunta por las cervezas artesanales, y como han hecho mancuerna con Pizzas Nosferatu –al lado–, puedes acompañar tu mezcal con una pizza artesanal de jamón selva negra y jitomate fresco, por ejemplo. 

Cajún Rustic Burgers & More

Cajún Rustic Burgers & More

3 out of 5 stars

El arte del cajún y de la comida criolla tuvo su origen en Estados Unidos, especialmente en el estado de Nueva Orleans, de ahí se expandió, ramificó y conquistó paladares en todas las latitudes del mundo. En este pequeño paraíso hamburguesero el pan es artesanal y las recetas de cada platillo están cuidadas desde la mezcla de la carne. Pero primero, hay que elegir el gramaje entre tres opciones: junior (70 gramos), buddy (160 gramos) y la bug mamma (200 gramos); después la selección de especias y añadiduras que le darás sabor a la carne. Entre las cinco opciones destacan la luisiana hot y la garlic joe, la primera es pimienta de chile cayenna de Chihuaha, secada al sol; la segunda es ajo rostizado principalmente. Después, a los toppings, la webster lleva champiñones, espinaca fresca, queso azul con ajo rostizado y semillas de ajonjolí negro, es una opción bastante fresca y llenadora. La acadia lleva panceta de cerdo ahumada con papas hash brown, una elección más preponderante. No todo lo que brilla es hamburguesa, el More en el nombre del restaurante se refiere a las alitas especiales cry baby, con cayenna y queso azul; al sweet corn a la plancha tierno y repleto de mantequilla; y por supuesto a los hot dogs, como el warrior con queso gouda gratinadísimo y panceta de cerdo. Es mentira que necesitas tener un estómago fuerte para la cocina de especias, sólo es cuestión de que vengas con hambre y dispuesto a conocer sabores nuevos. A la Ciudad de México le llegó el momento de de

Borola Café Roma

Borola Café Roma

4 out of 5 stars

“Café mexicano de especialidad” es lo que dice el letrero en la calle. Adentro, son cuatro mesas y una barra al fondo en un pequeño espacio lo que me hicieron sentir en confianza y seguro de quedarme. Se percibe un minimalismo en la decoración con destellos de artesanía mexicana, como servilleteros bordados y un gran cuadro con la escena de un pueblo mexicano. En la barra llaman la atención las diferentes herramientas para la extracción de café y la vitrina repleta de postres y galletas a simple vista me hizo salivar. El chiste es seleccionar un método de extracción, hay prensa francesa, kyoto, chemex, aeropress o dripper; después el grano de café, de Veracruz, Oaxaca o Chiapas. Para estas mañanas cálidas la mejor opción es el kyoto, una extracción en frío que toma de cuatro a 12 horas en extraerse en un dispositivo especial de vidrio que permite nivelar el goteo del agua sobre el grano molido. Con granos de Veracruz la infusión fresca conservó los aromas tostados y florales, un sabor potente y reconfortante; mientras lo tomaba éste evolucionaba y aumentaba su fuerza. Para acompañar, me comentaron que las estrellas del lugar eran cheesecakes de frutos rojos y guayaba. Tienen una consistencia rígida por fuera y muy suave y delicada por dentro; la mermelada de frutos rojos estaba perfecta en dulzor y consistencia. En esta nueva sucursal de Borola garantizan la calidad de la taza, y además, con el orgullo de ser completamente mexicano.

Pink Malaquita

Pink Malaquita

3 out of 5 stars

En Pink Malaquita lo cantado nadie te lo quita. En el lugar encontré que con la compañía de los amigos indicados puedes crear posibilidades para disfrutar noches y copas largas, con risas y entonación al estilo karaoke. Es la nueva propuesta de La Teatrería que consiste en un pequeño bar localizado en el segundo piso. El espacio es pequeño y por lo tanto muy acogedor, el ambiente remonta a los clubes de los ochenta y sillones que dan hacia un pequeño escenario. La carta cuenta con tragos largos o cocteles clásicos como un gin tonic o varios mojitos, así como una carta de botanas que amenizan la gula durante el show, sí, hay un espectáculo de acuerdo a la noche que vayas. Habrá un cover –de hasta $200– si tienen show de stand up comedy, mientras que las noches electrónicas son de libre acceso. El extra del lugar es que al terminar el show podrás echarte un palomazo en el karaoke para aquellos que sólo al calor de las copas se animan a ser el centro de atención. Es un espacio libre de etiquetas, encontrarás desde el grupito de chavos universitarios, hasta el godín que desea pasar un buen rato después de trabajar, ven con la libertad de expresar el estilo que quieras. 

OchentaOcho Cemitas

OchentaOcho Cemitas

3 out of 5 stars

El pan llega diario de Puebla y los demás ingredientes los compran en la Central de Abastos con los mismos proveedores desde hace 28 años, lo que quiere decir que los sabores se han mantenido intactos. La calidad de las recetas que les ponen a cada cemita casera es supervisada directamente por los propietarios. Una cemita por excelencia lleva pápalo, quesillo y chipotles dulces. La recomendación de la casa es la de milanesa o de pata, y una de las favoritas de quienes los visitan son las de pavo. Si te gusta el queso de puerco, anímate a pedir una. La carne de la milanesa es suave y con el justo tiempo de fritura, el pan lo humectan con una vinagreta de la casa que le da un toque de frescor, luego el pápalo que permea todos los sabores y una cantidad considerable de quesillo y aguacate son los que coronan la presentación. Puedes armarla a tu gusto si prefieres, o atacar la cubana con un poco de varias cosas del menú. Los chipotles dulces son hechos en casa, que además puedes adquirir para llevar y tienen una cemita de bacalao a la vizcaína aunque es una lástima que no la ofertan en esta sucursal, si se te antoja la puedes encontrar en su puesto de Mercado Roma. Aunque suene a cliché: los sabores caseros de Puebla los replican en la CDMX en este pequeño local de cemitas.

Salacia

Salacia

4 out of 5 stars

La vida te da sorpresas y aquí te esperan en serie, gratas y placenteras. Es el nuevo secreto de la Condesa que rápidamente te convence de estar en el lugar correcto. Tiene una fachada minimalista decorada con la silueta de un pez, acompañada de un ventanal que te permite ver el movimiento usual del restaurante. Las paredes de concreto se acompañan de un piso blanco con negro, cual tablero de ajedrez, y arriba, las lámparas con discos color bronce se interconectan a la tubería del techo. Es el perfecto ejemplo de un ambiente cálido que no asedia las pretensiones. La ginebra y el prosecco son madre y padre de la barra, donde el deleite comienza y se centra la atención del comedor. Pedí un gin con lemon grass y pimienta rosa, un equipo con carácter de sabor herbal y cítrico; al morder la pimienta sucede la gracia. La cocina es italiana con los platillos de la familia Demichelis quienes decidieron jugar sus recetas tradicionales con ingredientes mexicanos. Mientras decidía la entrada, me ofrecieron agua infusionada con romero y pepino, un plus que te refresca. La elección fue mejillones con poro al vino blanco y azafrán, el protagonista del platillo que deja un delicado perfume en la boca. Luego el plato fuerte: pulpo frito con risotto al limón, un obligado de la casa. Estaba perfectamente frito por fuera, tierno al centro y el risotto –crujiente–, cerró el trato con su potente sabor cítrico. Para acompañar me recomendaron la ensalada de tomates orgánicos en variedad roja y amar

White Willow Café

White Willow Café

3 out of 5 stars

Es uno de esos lugares que están a plena vista, pero que pocos ven. Todos sus colores son grises y hay un ropero al estilo de las abuelas, en algunos lugares se observan fotografías de brujas; estás en su espacio así que pórtate bien. La especialidad de White Willow son las tisanas, la más popular es la relajante, la hacen con menta. Es fresca en la boca y reduce mágicamente el aceleramiento de un día pesado de trabajo. Si quieres acompañarla con algo de comer hay crepas y chapatas, también algunos postres. Tienen venta de inciensos y velas para realizar limpias energéticas, para conocerte mejor hay lectura de runas y cursos de lectura de Tarot; aquí se entiende que el ser una bruja se trata del autoconocimiento y del cuidado del cuerpo y la mente. 

Tierra Garat

Tierra Garat

4 out of 5 stars

Es cosa seria el abrir la puerta de un establecimiento y recibir de saludo una cachetada de luz, la onda alternativa de la Roma bien encauzada y el aroma a café y chocolate. A primera vista parece ser la versión pro de una sucursal de café de cadena internacional, pero aquí se fueron más lejos. Es muy iluminado y su mobiliario de madera clara parece querer jugar con los mismos tonos en las paredes. Te encuentras con la juventud y la madurez de todas las edades y con quienes trabajan muy concentrados en sus computadoras; eso sí, nadie suelta su vaso. La modalidad es pedir en la barra y tomar una mesa. El encanto de esta nueva cafetería son sus mezclas de café con cacao, en la combinación que mejor creas pertinente. Pedí un chiltepín con café, cacao, pimienta y chile chiltepín –originario de Chiapas y aromático en demasía–. Es un trago explosivo, al principio no sabes cómo recibir esa combinación de aromas y cómo procesar el exótico picor que sientes en la garganta y nariz; no hay problema porque el cacao le da una suavidad exquisita que llega para nivelar la intensidad y el café lo termina de hacer terso. Puedes modificar la combinación de ingredientes a tu gusto o a recomendación del lugar, sin miedo puedes dirigir la preparación de tu bebida.   Luego probé un negra flor, con flor de vainilla y cacao, es dulce y saben los minerales; es una propuesta distinta a lo picoso, te quita la sed mientras desvanece el antojo azucarero de un trago. Será para otra visita, porque las tisa

Lucas Local

Lucas Local

4 out of 5 stars

Si miras por fuera no encontrarás su nombre. Basta hallar el acceso para sumergirte en un espacio con una colección de meteoritos y una pared de piedra volcánica. No sabrás a dónde has llegado. Se llama Lucas. Lucas Local, el nuevo amigo gastronómico con sus colores galácticos, elementos visuales tropicales, mobiliario retro (las sillas fueron de oficina) y acabados de resina en sus mesas. Un diseño ingenioso y genuino. A la propuesta se suma la música, una especie de fiesta exótica con sonidos naturales. Al tomar una mesa, me ofrecieron un shot de cortesía, caliente y salado. Se trataba de una crema de quesos con espuma de queso Oaxaca que, por decir lo menos, era una alerta a los sentidos del deleite gastronómico que estaba por venir. Si bien hubo advertencias de sabor, la siguiente entrada se voló la barda: tostadas de pato confitado, una delicia para la vista y el paladar. Son agridulces y ácidas, con brotes de rábano que aportan un sabor ligeramente amargo. En la pesca del día, nos tocó el pulpo con puré de alubias, tabule de verdolagas y tzatziki. Con este platillo la cocina reafirmó la calidad que ofrece, con sabores balanceados y texturas concretas. El pulpo estaba suave, gracias a la excelente ejecución de la cocina, el puré resultó cremoso y el tzatziki tuvo el balance perfecto de yogur y especias; el conjunto de sabores resultaron en un platillo redondo. Otro imperdible es el sobre pan, compuesto de foie gras sellado con salsa de chabacano y avellana tostada. Sin d

The best things in life are free.

Get our free newsletter – it’s great.

Loading animation
Déjà vu! We already have this email. Try another?

🙌 Awesome, you're subscribed!

Thanks for subscribing! Look out for your first newsletter in your inbox soon!