Get us in your inbox

Silvia Artaza

Silvia Artaza

Listings and reviews (29)

Cañadío

Cañadío

4 out of 5 stars

Cañadío is the name of one of the most popular squares in the Cantabrian city of Santander, and it's also the name of a restaurant in the same square that's been serving quality regional cuisine since 1981. Established as one of the most attractive eateries in the city, in 2011 the team decided to bring their good work to Madrid and opened this restaurant in the Salamanca district. When chef and restaurateur Paco Quirós brought his team to Madrid, the new addition of a Cantabrian establishment was as well received as in its native region. Excellent regional dishes are more than welcome, such as their Potes chorizo ​​croquettes and their fried-squid 'rabas'. Other favourites include the partridge cake with salmorejo, pig's trotters stuffed with scampi, and a good selection of hake recipes. If you're a fan of cheesecake, you'll be happy to know it's on the dessert menu and it's the best in Madrid. In fact, it's so good here that we recommend you order it at the same time you order your meal, because when you finish, there might not be any left. Beyond the dining room menu, Cañadío has a bar space with a more informal offer, where a selection of well-prepared 'pintxos' (similar to tapas) stands out. Add some beer or wine to go with the menu of small dishes that are good for sharing. We especially recommend the eggs with foie, a house classic that won't disappoint.

Mawey Taco Bar

Mawey Taco Bar

5 out of 5 stars

Just a couple of months after Mawey opened in early 2018, the space was reinvented to accommodate the great reception it was receiving. Food fans in Madrid went wild right away for this modern Mexican restaurant in the heart of Chamberí that, with its flavourful recipes, good cocktails and reasonable prices, has carved out a space for itself among the most recommended eateries in the area. Among the informal bites is a home-made guacamole with delicious tortilla chips, and plenty of tacos, such as ‘gobernador’ tacos made with sautéed prawns, Oaxaca cheese, ancho chilli sauce and pickled red cabbage in a blue corn tortilla. The bar serves up some great classic mixes, like the margarita – they’ve got about six different versions! – and lesser-knowns, like the Paloma, made with tequila, lime, grapefruit and black salt. In the back is a dining room with table service where another menu awaits. You can get a low-temperature-cooked beef rib with morita chilli barbecue sauce and pico de gallo that melts in your mouth and leaves you perfectly happy to lick your fingers in public. Fernando Carrasco and Julián Barros are the two cooking enthusiasts behind Mawey, and they’re fascinated with the possibilities chilli peppers bring them. Chillis are to be found in plenty of the recipes that come out of the kitchen, and they work wonderfully, resulting in dishes where the spiciness is perfectly balanced and never kills the flavours of the rest of the ingredients.

Rocacho

Rocacho

4 out of 5 stars

In the summer of 2017, Rocacho opened its doors in the Chamartín area around the Eurobuilding hotel, which itself already housed some of the best restaurants in the capital. The big draw here is grilled meat, but it's not just any meat: it's aged in Capricho de Jiménez de Jamuz (León), a restaurant that Time magazine once said served the best beef in the world. And now you can get your share right here in Madrid. If you want to try beef that's spent 90 days maturing, this is your place, and it's prepared on the grill with oak wood, another feather in the restaurant's cap. Meat lovers can delight in variety as well, with entrecôte carpaccio, steak tartare or beef burgers. You can choose other dishes such as some great rice recipes made like they do near the Mediterranean, fish options, and starters that show of a bit of creativity, like a delicate grilled red shrimp lasagna. Rocacho is spacious, sophisticated and cosy. There's a large dining room, a wonderful terrace, where you can even sit in winter, and an open kitchen, which you can observe from the dining room. Plus there's bar space where you can dine more informally.

La Lonja del Mar

La Lonja del Mar

4 out of 5 stars

Se dice que Madrid tiene el mejor puerto de mar de España, una 'licencia' que hace posible su impresionante mercado central, donde llegan cada día ejemplares de todas las costas. La variedad, calidad y frescura de los productos que recibe, y que suministra a mercados locales y restaurantes, permite gozar de un excelente pescado aunque el mar más cercano se encuentre a cientos de kilómetros. Cierto que uno no se puede comer un besugo mientras disfruta del balanceo de las olas, pero Madrid ofrece otras vistas que también merecen la pena, como las de La Lonja del Mar, cuyas mesas se asoman al mismísimo Palacio Real. Situado en la Plaza de Oriente, este restaurante es una oda al producto, con deliciosas propuestas de pescados y mariscos en las que se ha buscado mantener el protagonismo de la materia prima y dar actualidad a preparaciones clásicas junto a otras menos previsibles. Así, encontrarás desde marisco al peso en su estado más natural a platos como vieiras con crema de guisantes y daditos de calabaza caramelizada o una recomendable lasaña de centolla, con piparras y huevas de arenque. Si pides los mejillones al champagne, prepárate para solicitar más pan porque no podrás dejar de mojar su increíble salsa;  un plato que, por otro lado, recupera el servicio clásico en el que la receta se prepara en carro a la vista del comensal. También recomendable es su rodaballo con setas de temporada, salvia y ajos encurtidos. Un mar y montaña potente y buenísimo. En La Lonja del Mar tam

Alameda

Alameda

4 out of 5 stars

La calle Jorge Juan es una de las zonas clave de Madrid en eso del buen comer, perfecta si buscas locales de corte refinado que conjuguen tradición y vanguardia en sus cartas. Allí se ubicaba el ya desaparecido Alkalde, un referente de cocina vasca en la capital, cuyo espacio ha ocupado, desde principios de 2018, un nuevo inquilino venido de Granada: Alameda. José Ángel Castro y Evangelía Chalatsakos son los artífices de este proyecto, que cuenta en el sur con un consolidado restaurante y un catering que rueda con soltura gracias a una propuesta de base mediterránea y tintes viajeros. Valores que han replicado en su conquista de Madrid, donde han sabido hacerse hueco entre la oferta hostelera de la zona, con una propuesta fresca, natural y sofisticada. No se han olvidado del mítico Alkalde y en su carta le rinden homenaje con unas croquetas de bacalao al pil pil. Un delicado y sabroso bocado que convive con otras tapas para abrir boca como el bocatín de chipirón o la ollita de lentejas guisadas con foie. La cosa se pone seria con los apartados de carne, pescado y huerta, con sugerencias para todos los gustos basadas en el buen producto, como un fino canelón de aguacate y cangrejo real o el solomillo relleno. Si eres de arroces, no puedes perderte el meloso de cigala con alioli ahumado. Un espectáculo. Y todo esto en amplio local de dos plantas cuyo interiorismo está inspirado en un bosque de álamos –los promotores del concepto tuvieron su primera oficina en una alameda–, con

Alpe

Alpe

5 out of 5 stars

Hay ocasiones especiales en las que uno busca dejarse sorprender con algo diferente. Celebrar, brindar y disfrutar de un menú largo y estrecho, sin renunciar a un ambiente íntimo pero que a la vez sea lo suficientemente relajado como para poder dejar el corsé en casa. Y además, que no te de un infarto en el ‘momento cuenta’. Condiciones, todas, que reúne este restaurante. Alpe levantó el telón en marzo de 2018 en un coqueto local de Chamberí, que antaño fue una mantequería, cuya puerta te llevará de memoria, sin mover los pies del suelo, a una pequeña ‘brasserie’ de París. Tras ella, el gusto francés sigue presente, pero se combina con tendencias escandinavas y maravillosas lámparas de techo. No llega a diez las mesas, el servicio es amable y relajado y la carta, una explosión de sabores. Cuenta con una selección corta de platos y dos interesantes menús que se ajustan a diferentes bolsillos: Maggia, de cinco pasos (36 euros) y Cervino, en diez actos (59 euros), con el que podrás recorrer a fondo la propuesta del joven chef que se encuentra tras sus fuegos. Alpe es el proyecto personal de Javier Villasevil y Marta López de Asiaín, pareja en lo sentimental y tándem perfecto en lo profesional. Ella se ha encargado del interiorismo; él de la parte gastronómica. Un lugar donde Javier da rienda suelta a todo lo aprendido y viajado, que se traduce en delicados y sorprendentes platos como el puré de coliflor tostada y leche de coco, un intenso arroz castizo, el ravioli ahumado o el

Dim Sum Market

Dim Sum Market

4 out of 5 stars

Hace años nuestro conocimiento sobre cocina asiática se basaba, fundamentalmente, en sushi y arroz tres delicias. Sin embargo, y para alegría de los más ‘foodies’, el panorama gastronómico de Madrid se empezó a llenar de deliciosas, variadas y viajeras cocinas que, desde todo tipo de restaurantes, ampliaron el mapa de sabores llegados desde el exótico continente. Entonces fue cuando descubrimos los ‘dumplings’, las ‘gyozas’ o los ‘dim sum’, pequeños bocados de masa –frita o al vapor- con variados rellenos, y que sirven de antesala a modo de entrante de otros platos más contundentes, como arroces o noodles. Sin embargo, recientemente hemos aprendido que dim sum en el sur de China engloba toda clase de platillos que se toman, sobre todo hasta el mediodía, a modo de cocina ágil, como aquí entendemos el aperitivo. Y sobre este concepto nace Dim Sum Market, un modesto local a dos pasos de Sol, regentado por jóvenes chinos, que ya se ha unido a la lista de pistas ‘secretas’ imprescindibles. Encontrarás una carta con diferentes ‘empanadillas’, como los sabrosos dumplings de pato, hongos y trufa, las gyozas de langostinos o los shumai de cangrejo fresco. También unos suaves baos, rellenos, por ejemplo, de un cerdo a la barbacoa buenísimo. También platos de fideos, tallarines o arroces, sopa de wantun o pad thai, el plato emblemático de la cocina tailandesa. Dim Sum Market pasa desapercibido entre el bullicio de la llamada zona de Huertas, pero una vez cruces la pequeña puerta y prueb

Mawey

Mawey

5 out of 5 stars

Abrió a principios de 2018 y, en apenas un par de meses, reinventa el espacio para ampliarla propuesta debido a su gran acogida. El público ‘foodie’ de Madrid aplaudía rápidamentela llegada de Mawey, una taquería mexicana moderna en pleno Chamberí que, a golpe derecetas llenas de sabor, buena coctelería y precios contenidos, se ha hecho un hueco entrelas pistas gastro más recomendables de la zona. Cuenta con espacio destinado al picoteo más informal, fundamentalmente basado en tacos,donde podrás pedir, entre otras cosas, un guacamole casero con totopos delicioso o unostacos gobernador, con gambón salteado, queso oaxaca, salsa de chile ancho, lombardaencurtida y tortilla de maíz azul. En esta dinámica zona también te aseguras disfrutar delritmo de la coctelera, de la que salen mixes clásicos, como Margarita -hasta en seisversiones- y no tanto, como Paloma, con tequila, lima, pomelo y sal negra. Al fondo tienen una sala donde te esperará otra carta, en la que suben las propuestas y sepresta a un ambiente más relajado. Entre ellas, una costilla de ternera cocinada a bajatemperatura con barbacoa de chile morita y pico de gallo que se deshace en la boca y conla que te chuparás los dedos. Tras Mawey están Fernando Carrasco y Julián Barros, dos jóvenes (sobradamentepreparados) entusiastas de la cocina y fascinados con las posibilidades de los chiles. Chilesque, por supuesto, no faltan en las recetas que salen de cocina, pero que trabajanestupendamente, dando lugar a platos donde el

Abolea

Abolea

4 out of 5 stars

La tendencia de lo saludable ha llegado para quedarse y son muchos los espacios gastronómicos que han nacido con este concepto como bandera, como es el caso de Abolea. Colorido, coqueto y abierto, este restaurante es una muestra de cómo es posible darse un homenaje equilibradamente nutricional y que el paladar disfrute a lo grande.Su oferta de comidas y cenas está protagonizada por una selección de bols, a base de proteínas, verduras, cereales, legumbres, salsas, semillas y frutos secos; una combinación de todos los elementos que debe llevar una comida sana y equilibrada. Los ingredientes van cambiando con la estacionalidad del producto, los aliños son caseros y están deliciosos. ¿Por ejemplo? De lentejas caviar, huevo a baja temperatura, zanahorias y cebolla roja asadas, uvas, tomates cherry, queso feta, almendra laminada y lima-limón. Pero además, su carta recorre otras propuestas, pensadas tanto para compartir como para plato principal, como el bagel con bacon y huevo o los falafels ‘homemade’ con alioli suave vegano, chips de kale y cherry.No pierdas de vista Abolea si eres de los que siempre anda en busca de buenos desayunos, pues su carta ‘all day breakfast’ te dejará enamorado. Tostadas especiales, como la de crema de cacao, plátano, coco y granola, bols de cereales y fruta, batidos, estupendo café… y un brunch de martes a domingo completo y estupendo de precio. Su filosofía no solo es saludable, sino también local y de temporada.

Fellina

Fellina

4 out of 5 stars

Fellina ocupa el localazo en el que estuviera Random. Cambio de concepto aunque no de dueños, pues detrás de este proyecto se encuentra el Grupo Le Cocó, que conocerás por restaurantes como el homónimo o El Columpio. Precisamente frente a este último, en pleno barrio de Almagro, se ha recreado un trocito de Italia, con sus manteles, su aire mediterráneo y, por supuesto, esa cocina de la ‘nona’ a la que es difícil decir que no. Porque la italiana es una gastronomía popular, que gusta a todo el mundo, este espacio se presta a la perfección a veladas de todo tipo, desde grandes mesas de amigos a familias o rincones para dos.Dividido en varios espacios, una zona de terraza interior a pie de calle y la sala, en la planta de arriba, Fellina te encantará también si eres adicto al Instagram, pues la decoración es uno de sus puntos fuertes y encontrarás decenas de detalles que compartir. Uno de ellos, la máquina de la que sale, a golpe de manivela, la fina mortadela que, junto a un delicioso parmesano, llega a la mesa en forma de aperitivo.Un primer pase para calentar, que sirve de antesala, por ejemplo, a un popular ‘vitello tonnato’, una burrata con tomate confitado y mermelada de cebolla o una deliciosa pasta al dente, como la de trufa fresca y huevo poché, que se acaba en la mesa a la vista del comensal. Buenísima. En el apartado de pizzas, llaman la atención especialmente las dos versiones de pizza ‘fritta’ –de mozzarella, tomate y albahaca o de speck y gorgonzola-, una receta pr

Toga

Toga

5 out of 5 stars

El Rastro es uno de los grandes atractivos de la ciudad de Madrid tanto para locales como visitantes. También una zona en la que desde siempre puedes rendirte a la gastronomía más popular de la capital, con locales con solera como pueden ser Malacatín, con su espectacular cocido, o los míticos caracoles de Casa Amadeo. Sin embargo, desde hace unos años, las inmediaciones de la Plaza de Cascorro han visto nacer nuevos conceptos que bien merecen la atención a nivel gastronómico. Uno de ellos, sin lugar a dudas, Toga Restaurante. Situado en un pequeño local de la calle Juanelo, desnudo y con una luz especial, este espacio lleva desde principios de 2017 ganándose el aplauso de quien lo visita y llenando mesas gracias al ‘boca a boca’. De forma silenciosa y segura se ha hecho un hueco en la oferta de la zona con una cocina llena de sabor, original y a unos precios más que comedidos. Puntos positivos a los que se une la amabilidad de un equipo que se mueve en sala atento a que nada falte sobre la mesa.Entre sus grandes éxitos, un delicioso ceviche con crema de aguacate y los noodles con atún y salsa kimchi, plato que no puedes dejar de pedir. Dos grandes apuestas que conviven con una carta donde manda la imaginación y el producto. Chivito uruguayo, un ‘sándwich’ con fino solomillo de buey a la plancha, lechuga, tomate, huevo, bacon y jamón, montado en un suave pan artesanal, pluma ibérica con escalivada y salsa ponzu o huevos rotos con sobrasada son algunas de las propuestas que en

Cañadío

Cañadío

4 out of 5 stars

Cañadío es una de las plazas más populares de Santander. También el nombre de un restaurante que se encuentra en ella, y que lleva sirviendo buena cocina regional desde 1981. Consolidada como una de las direcciones gastronómicas más interesantes de la ciudad, en 2011 quiso traer su buen hacer a Madrid y abrió las puertas de un local en el barrio de Salamanca. El desembarco de Paco Quirós en la capital supuso una interesante nueva propuesta de ADN cántabro, que ya goza de tan buena acogida como su casa madre. De ella, precisamente, se ha traído platos imprescindibles como sus croquetas de chorizo de Potes o sus rabas. También, pimientos de isla, pastel de perdiz y salmorejo, manitas de cerdo rellenas de cigalas, buenas recetas de merluza o unos deliciosos buñuelos de bacalao. Si eres de los que se vuelven locos con la tarta de queso, no puedes dejar de pedirla como postre, ya que es una de las mejores de Madrid. Tanto que recomendamos que solicites que te reserven la ración al tomar la comanda, pues puede que no quede después. Más allá de la carta de sala, Cañadío ofrece un espacio de barra con una propuesta más informal, donde sobresale una selección de pinchos bien elaborados. Unas cañas o unos vinos para acompañar una carta de raciones y medias para un picoteo de altura. Te recomendamos, especialmente, los huevos con foie. Un clásico de la casa que no defrauda.

The best things in life are free.

Get our free newsletter – it’s great.

Loading animation
Déjà vu! We already have this email. Try another?

🙌 Awesome, you're subscribed!

Thanks for subscribing! Look out for your first newsletter in your inbox soon!